Cuatro años cuatro planes. La rutina no va con la UCO.

46

Comienza un nuevo curso en la UCO y un año más, por cuarto consecutivo, los estudiantes contaremos con un plan distinto respecto a la recuperación de asignaturas y las convocatorias. Me he llegado incluso a plantear, si es que soy yo, que me ha mirado un tuerto.

En primero contábamos con septiembre como convocatoria ordinaria, y diciembre como extraordinaria para asignaturas de segunda matrícula. El segundo año julio -primer y segundo cuatrimestre-, septiembre y diciembre, casi todo el año para hacer exámenes y pudiéndose uno presentarse en tres de cuatro convocatorias. El tercer año febrero/julio -primer y segundo cuatrimestre respectivamente- y septiembre, el calendario se comenzaba a normalizar. Pero claro el cuarto no iba a ser distinto y ojo al rompecabezas que se avecina. Como nota decir que obviamente en los cuatro años se han mantenido las convocatorias ordinarias de enero y junio -faltaría más-.

En un principio se oía desde las altas esferas que solo habría febrero/julio y luego septiembre para recuperar, haciendo previamente una segunda matricula y pagar solo el 25% de la tasa si se aprobaba el examen. Pero claro se habló demasiado pronto como para lanzar las campanas al vuelo. Ahora se debate en el seno docente, febrero/julio y repesca en septiembre, donde solo te podrás presentar a 3 asignaturas que previamente has de decidir y que, aunque no te presentes, te cuenta convocatoria. Vamos todo un galimatías sin cerrar.

Pero podemos seguir hablando de grandes ideas, como empezar el curso el 12 de septiembre y cerrar la última convocatoria de septiembre el pasado viernes 30. Sigamos contando, que esto no acaba. Los exámenes se encontrarán, como medida estelar, condensados en 2 semanas en enero, porque claro, eso de dividir la convocatoria entre antes de navidad y después, era una idea solo digna de un premio nobel de la educación. Hablo desde el punto de vista de un estudiante de la Facultad de CC. Económicas y Empresariales y Derecho, por si a algún lector no le cuadra con su calendario.

El quid de la cuestión radica en que compañeros de mi generación que cursan solo la carrera de Derecho empezaron la facultad con un modelo y se graduarán sin repetir ninguno de ellos. O el caso de mis compañeros de promoción de Derecho y ADE, que apostamos fuerte a que, aunque nos queden dos años más de carrera, viviremos seis planes distintitos. Se ve que eso de repetir planes y tener una rutina, no está bien visto y es mejor ir probando como conejillos de indias e ir a la aventura cada año.

Seguramente el arquitecto de esta idea se inspirará todas las mañanas cuando se levanta en la frase de Paulo Coelho “Si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la rutina. Es mortal”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here