En la ciudad del Mesías

63

El principal inmueble del Portal de Belén es el Castillo del Rey Herodes el Grande. De hecho, en el siglo I, es el segundo edificio más imponente de Israel después del Templo de Jerusalén. El castillo en realidad es una ciudadela situada en lo alto del Monte Sion. En su perfil destaca la Torre de David, quedefiende el conjunto palaciego que está ampliando el rey de Judea al amparo de los romanos.

El Palacio, rodeado de palmeras y estanques, tiene una longitud de 2.000 pies de largo por 200 pies de anchura. Mas de 8 pabellones con estancias y baños con agua corriente, que hoy tienen cientos de invitados. En sus incontables salones de banquetes, ricamente decorados, el rey celebra una fiesta pagana en honor del prefecto, terminadas las aburridas conmemoraciones religiosas de la diáspora israelita.

A los pies de la fortaleza, no muy lejos, está Belén, lapoblación donde nació en el año 1.040 a.c. el Rey David, el pastor que venció al gigante Goliath. Cuenta con una centena de casas de piedra y arcilla dentro de una muralla semiderruida de tierra apisonada.

Cerca, Jerusalén. Capital religiosa que atrae a multitud de peregrinos al único templo judío del mundo. Y, a su arrebujo, un incipiente sector de la construcción ha levantado en los suburbios un salpicado de casas aterrazadas, hechas de barro, cal y yeso. Y usan madera, para hacer puertas, muebles y vigas de los forjados. José de Nazaret, no viene de peregrino ni a trabajar en la construcción como años atrás hiciera. Viene de Galilea a empadronarse en su ciudad natal, que queda a 5 millas de Jerusalén, a la que no han querido entrar por temor.

En Belén ya se ha disuelto el mercado de la puerta principal de la ciudad y va a caer la noche. Los judíos pudientes se han metido en casa, los comerciantes se guarecen en sus carromatos, los jornaleros en sus chozas. Belén ha sido un bullicio. Las posadas no tienen ni una sola habitación libre, no hay sitio para hospedar a José ni a María, que está encinta.

José y María en la fría noche se instalan en una cueva lúgubrea dos estadios de la posada. Un chamizo de madera y esparto cubren la antesala de esa cueva, dos cubículos excavados en piedra basáltica con una cuadra donde se guardan animales. Por un minúsculo tragaluz se ve el cielo estrellado y un buey calefacta la humilde morada con un pesebre de dos palmos con fondo de paja.

Los pastores duermen bajo tiendas de campañas o al ras, en los campos de Judea, y tres magos viajan a la fiesta de Herodes. Van a ser testigos de un prodigioso milagro, cuando un resplandor del hacedor divino convertirá la cueva en la más maravillosa de las arquitecturas y a Belén, en la cuna del nacimiento del Mesías. Un hogar sagrado donde Dios nace como un niño, pero donde reside apenas un día.

Precipitadamente, la sagrada familia tiene que emprender una larga huida a Egipto, pues el rey Herodes la ha tomado con los niños, y en especial con el niño Jesús.

1.222 años después, todos los edificios y personajes regresarán al Portal de Belén de la mano de San Francisco. Y seguirán regresando a los salones de los muchos hogares cristianos que repliquen la maqueta de la ciudad del nacimiento de Jesús.

Dice la tradición que en el primer Portal de Belén la imagen del niño Jesús cobró vida en brazos del santo. ¿Podría ser que cobrara vida en nuestros corazones? En la ciudad del Mesíassiempre ocurren cosas misteriosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here