Córdoba Patrimonio de la Humanidad… y de la sociedad cordobesa


Encuentro entre el Córdoba Patrimonio y el Palma Futsal./Foto: CPH 2
Encuentro entre el Córdoba Patrimonio y el Palma Futsal./Foto: CPH

No es tan raro en nuestra adorada Córdoba que una tertulia cualquiera en un lugar cualquiera pueda conllevar una irremediable y odiosa comparación con nuestra vecina sociedad sevillana. Así mismo, no es nada extraño que estas acaloradas conversaciones puedan finalizar con el conformista y manido tópico de “los sevillanos cualquier cosa que tienen, es la mejor del mundo”. Y eso, siendo buenos en la expresión de dicho tópico, todos sabemos que podría ser más escatológico.

Y no es que los cordobeses no podamos llevar razón en algunas de estas ocasiones, pero oye… al César, lo que es del César. Y bien que nos valdría aprender a defender y valorar un poquito lo nuestro como lo hacen ellos.

En la última semana, tanto antes como después del trascendental partido del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, nuestro equipo de fútbol sala de la máxima categoría nacional, hemos tenido a bien contemplar varios ejemplos que ponen de manifiesto lo citado previamente.

Queremos un equipo en 1ª división que aspire a todo, pero lo queremos al mínimo precio posible y con las exigencias de cada uno de los miles de expertos que rodean ahora a este deporte en nuestra ciudad.

Primero, el precio de las entradas. Las han subido 5€ a lo dicho en un principio, algo intolerable parece ser. No ha valido a algunos la explicación del presidente. Un tipo que ahora es criticado por esto, pero al que bien pocos le han arrimado su hombro en temporadas anteriores para llegar hasta donde ha llegado. Aquí nos falla la memoria…

El club está pasando, al igual que muchos, por un momento económico complicado. Necesita que seamos capaces de entender que lo planificado y presupuestado en junio, gracias al COVID no se parece en nada a la realidad actual derivada de las medidas sanitarias impuestas.

Sin embargo, a todo esto, ambiente de lujo el pasado martes 29 en Vistalegre. Aunque solo sean 200, el equipo y el club necesitan que los verdaderos aficionados echen mano a la entidad en estos momentos tan difíciles a la par que históricos.

Una victoria sin paliativos ante un rival directo, en un partido trascendental para situarse 11º en la tabla clasificatoria y poner una pequeña pero tranquilizante distancia con el descenso.

Pues bien, la crítica al bueno de José García Román venía ahora por “la progresiva desaparición de los jugadores cordobeses en la plantilla, especialmente en los minutos importantes del partido”. Algo injusto si nos paramos a revisar un par de datos rápidos (podrían ser más, pero no es cuestión de aburrir). El primero, tan fácil como entrar a la web del club, certifica que de los 17 jugadores en plantilla, 11 son cordobeses (más del 60%) y el cuerpo técnico, también. Y el segundo, tan fácil como observar un poquito antes de escribir, corrobora que los jugadores cordobeses tienen minutos importantes en los partidos como el del martes donde 3 de los 5 titulares eran de la tierra. El resto hay que ganárselo en la pista, como en todos los deportes, y no en el DNI.

Si los cordobeses queremos seguir disfrutando de un equipo en la máxima categoría tenemos que entender que la parte económica del club es tan importante como la deportiva, de hecho van de la mano mucho más de lo que pensamos, y que lo único exigible a la entidad es que siga apostando por mantener el equilibrio con los jugadores de nuestra tierra y que los que lleguen aporten lo que falta. (Aquí haría falta otra tertulia de terraza, con distancia de seguridad, para enumerar los aciertos de los fichajes hasta ahora).

De momento, en solo una temporada “completa” en 1ª división, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad ha hecho público multitud de acuerdos con escuelas de toda la provincia apostando por crear una cantera importante que permita que los jóvenes valores cordobeses se queden a jugar en su equipo y no pase como con los Carlos Barrón, Lolo Urbano, Bebe, Andresito, Rafa López… que tuvieron que emigrar para encontrar su sitio en la elite del fútbol sala, pero es algo que necesita tiempo. Además, a pesar de subir 5€ las entradas, el club está cuidando como nadie a sus aficionados… e incluso a los que no lo son aún. Si alguno o alguna de los que leen estas líneas va a tener un hijo/a en este año 2021 tan solo tiene que llegarse a la sede del club para recoger la equipación para el recién nacido. Un blanquiverde desde la cuna y un sentimiento de pertenencia que ya quisieran muchos de los clubes históricos de este o de cualquier otro deporte potenciar y vivir de esta manera.

Aprendamos a valorar lo que tenemos en nuestra ciudad, como lo hacen otros. En todos los sentidos. Y en este caso, aprendamos a valorar lo que es tener un equipo como este y un presidente como José García Román. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad es patrimonio de nuestra ciudad, ya quisieran los sevill… ¡vamos a dejarlo ahí!

Feliz año 2021

“Zapatillas”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here