Costumbres vs tradiciones


El domingo de resurrección pasó, se culminó el milagro, otro año más, el triunfo de la luz sobre la oscuridad, el canto rodado que gira y la guardia romana que huye aterrada.

En Córdoba, hay quien tenía, y tiene, la costumbre de irse a ver las procesiones a unas calles que ahora son carrera oficial. Combinado con la tradición de que el cordobés “de a pie” no quiere pagar por nada, da como resultado la triste escena de ver a la gente mirando pasar las procesiones a través de un agujero en una tabla, como si de la mirilla de la puerta de casa se tratara. Obstaculizando el paso de quien lo único que quiere es pasar, y poniendo en bandeja a los de siempre para que lancen piedras contra el tejado de quien organiza las procesiones.

Es una tradición que ver procesiones sea gratis, pero es una costumbre que aprovechen para atacar que haya un tramo, un sólo tramo, donde cuesta dinero estar, como ha costado siempre, sólo que antes eran otras calles. En carrera oficial hay que pagar para estar sentado en una silla, tampoco hay que vender un riñón para poder hacerlo, pero ya se sabe, las telarañas en el bolsillo del cordobés impiden que predomine el sentido común, y su tradicional cabezonería le impide optar por otras calles y plazas.

Buena Muerte./Foto: Luis A. Navarro

Son ya dos años de carrera oficial en el entorno de la catedral y no voy a ser yo el que alce la voz en contra de eso. Ese es el sitio, se ha visto que se puede. Aún hay muchas cosas que mejorar, costará tiempo, y mucho trabajo, máxime con los especímenes que moran en capitulares. Cuya costumbre es cobrar por estorbar, y es tradición que remen en contra de los intereses de la ciudad y sus ciudadanos.

También es tradición que aparezca, de una manera más o menos intensa, la lluvia. En este caso sólo se nos quedaron dos hermandades en casa y algunas más que tuvieron que acortar recorrido y acelerar la marcha. Las nuevas tecnologías ayudan a precisar los momentos de lluvia y de claros, con lo que el impacto de las nubes ha sido pequeño si tenemos en cuenta que podrían haberse cargado dos jornadas completas (domingo de ramos y viernes santo).

La costumbre de aplaudir no cesa, la de dejar la ciudad hecha un asco cada día, tampoco. Por tradición, el cordobés es inculto y guarro, no lo digo yo, es lo que se ve en la calle en esa semana. Se aplauden los goles en el estadio, o las estocadas en la plaza de toros. No se aplaude a unas personas que están haciendo penitencia por la calle. No le puedes pedir peras al olmo a unos ciudadanos que abarrotan unas calles donde no deberían estar, para ver pasar a unos nazarenos a través del calado de unas tablas, es absurdo, pero hay que decirlo.

Tal vez la conclusión que hay que sacar es que la semana santa es una tradición llena de costumbres, algunas de ellas, negativas, más de las que un servidor quisiera. Nadie está libre de la mala costumbre, ni el ciudadano, ni el representante público, ni el cofrade.

Dentro de esas malas costumbres, hay algunas que ofenden, otras sólo molestan, pero alguna hay que duele. Como hermano de la Buena Muerte, duele ver el recibimiento que se le da a su cruz de guía cuando entra en carrera oficial. Daría para un artículo entero pero tengo la costumbre de no dedicar demasiado tiempo a escribir en negativo sobre un tema que, de todas formas, ya es una tradición. A la Buena Muerte, de toda la vida, le han recibido en carrera oficial las sillas, vacías.

También tengo la costumbre de intentar terminar en positivo, por eso mi último párrafo, con todo el cariño del mundo, al grupo de hermanos con la misión de mantener encendida la candelería de la Reina de los Mártires. En una desapacible madrugada de viernes santo, a pesar de eso, y como es tradición, la Señora entró en carrera oficial con su candelería plena de luz, con su rostro bañado en lágrimas encendidas. Y tanto fue así, que a su paso por el palco de autoridades, unas cuantas de esas sillas vacías que recibieron a la cruz de guía de la hermandad, milagrosamente, al paso de la Reina de los Mártires, estaban ocupadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here