La toxicidad del pensamiento


En una decisión sin precedentes, el Cabildo de la Catedral autoriza a las hermandades a que sus cortejos de nazarenos entren en el templo sin tener que apagar los cirios. Lo primero que hice fue mirar el calendario para confirmar que no se trataba del 28 de diciembre, no estábamos ante una inocentada.

Ya estableció Newton en su tercera ley aquello de que “con toda acción ocurre siempre una reacción”. El señor Newton no era cofrade, pero sus leyes físicas son aplicables a la semana santa.

En el mundo hay personas que están a favor de hacer cosas, de crear, de construir, de avanzar, de crecer… Y personas que están en contra, que siempre están en contra. En cuanto el Cabildo ha anunciado esta medida, en seguida han saltado los opositores, y han tirado de lo que podían tirar.

Que si la toxicidad del humo, que si los poros de las piedras, que si las gotas de cera en el suelo. Y no les faltaría razón lo que pasa es que haría falta mucho humo, de una infinita cantidad de cirios, durante muchísimo tiempo. No tienen en cuenta la insignificancia de un fugaz paso por las naves catedralicias, de unos pocos centenares de cirios, durante breves minutos.

La cantidad es lo que a menudo marca la diferencia entre lo saludable y lo tóxico. Un poco de vino es saludable, una borrachera tras otra, ya no. Se ve
que en el pensamiento humano esas proporciones entre lo saludable, lo inofensivo o lo tóxico no se establecen con la misma equidad. La ideología del pensador hace de contrapeso de tal modo que en la nueva ecuación, la insignificante cantidad de humo en el ambiente catedralicio, es suficiente para provocar graves daños en su estructura.

No dejará nunca de sorprenderme, la enorme preocupación que despierta cualquier decisión del Cabildo de la Catedral con respecto al templo, en personas que no son creyentes. El templo es para los que acuden a rezar, cumple unas funciones que no competen más que a los que acuden allí a rezar, está gestionado por y para las personas que acuden allí a rezar. Y como decía la canción de Mecano, lo que opinen los demás, está de más. Es un templo, siempre lo ha sido, incluso en su época califal, es un asunto de fieles, de creyentes.

Más allá de la presunta toxicidad del humo, tenemos la preocupante toxicidad del pensamiento de algunos, ya sea por lo que comen, por lo que beben o por las doctrinas en las que están iniciados. En sus conexiones neuronales se aprecian las señales de un envenenamiento para el que ya no hay remedio. Más allá de la lógica y del sentido común, la pesada carga de una ideología obsoleta les estalla en la profundidad del pensamiento dejando daños irreparables.

Las piedras de la catedral están a salvo, el suelo también. Pasarán los nazarenos, uno tras otro, día tras día, se pasará la semana santa y vendrán más. La Catedral ha conocido más de 800 semanas santas, que se dice pronto. Las piedras seguirán dando por muchos siglos señales de buena salud. No se puede decir lo mismo de algunas personas, idiotizadas hasta rozar el ridículo más absoluto, pero con margen para seguir todavía un poco más.

¿Qué va a ser lo siguiente?, la reacción química del sudor de unos pies descalzos en contacto con la solería del templo podría provocar daños irreversibles. Elevar plegarias en el interior podría igualmente provocar daños en el techo al ser atravesado por estas, en su camino ascendente.

No se dan ustedes cuenta, pero se están rasgando las vestiduras tratando de defender la integridad de un templo, en el que nunca han entrado a rezar. Se están dando de cabezazos con las columnas sin pensar en los daños, y es que tienen ustedes la cabeza más dura que el mármol.

1 Comentario

  1. Bueno hombre no te pongas así de todas formas deberías de tener en cuenta que la mezquita no es sólo un templo religioso, de hecho es más que un templo religioso un monumento histórico de todos los cordobeses, de todos los españoles y además yo diría que del mundo entero. Aunque seguramente los sirios no causarán un incendio aunque sean 100

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here