¿Soy yo acaso, Señor?


Hoy finaliza la Cuaresma, mañana iniciaremos el Triduo Pascual. Hoy como ayer seguimos abundando en algunos detalles y signos de la Cena pascual que mañana celebraremos más intensamente

Rocío y Lágrimas./Foto: Luis A. Navarro
María Santísima del Rocío y Lágrimas y Nuestro Padre Jesús del Perdón./Foto: Perdón
María Santísima del Rocío y Lágrimas y Nuestro Padre Jesús del Perdón./Foto: Perdón

Jesús dice: “En verdad os digo que uno de vosotros me va a entregar”. La reacción de los discípulos no se hace esperar, muestran una actitud cuasi infantil, la actitud del que dice “yo no he sido” y desvía la mirada para no verse descubierto en su debilidad. Y en vez de asumir la responsabilidad de sus actos, como si estuvieran hablando con otro igual, se pronuncian con una pregunta: ¿soy yo acaso, Maestro? Olvidan que el Señor es el Hijo de Dios, es la verdad en estado puro, ante su mirada quedamos descubiertos, como Adán y Eva aparecemos en la máxima desnudez.

Es relativamente fácil mentir a los hombres, pero a Dios no lo podemos engañar. Él nos ve tal como somos, nuestras virtudes y también nuestras debilidades y miserias. De ahí que aún estemos a tiempo de culminar satisfactoriamente este tiempo de la Cuaresma, realizando un verdadero y profundo examen de conciencia, considerar el mal causado y pedir el don de las lágrimas, proponer con determinada determinación cambiar de vida, confesar nuestros pecados y volver a la alegría de estar en el corazón de Dios y así poder reclinar nuestra cabeza sobre su pecho y participar dignamente en la Cena pascual que Jesús ha mandado preparar para ti.

No te quedes anclado en la mediocridad; una vida cristiana instalada en la vulgaridad, esponja el corazón porque Jesús va a pagar un precio muy alto para que tú tengas vida, y vida en plenitud. Conmuévete ante Aquel que ofreció la espalda a los que le golpeaban, las mejillas a los que mesaban su barba; no escondió el rostro a ultrajes y salivazos; padeció el desprecio y el abandono de sus amigos y será azotado, coronado de espinas, recibirá vinagre para calmar su sed, crucificado entre ladrones y traspasado. Y todo por ti, porque te ama con un amor único que mana de su corazón herido.

Esta tarde ve a San Pedro a contemplar al Santísimo Cristo de la Misericordia que te acoge con los brazos extendidos para dejarse abrazar por un corazón arrepentido, y en la parroquia de la Trinidad te espera para ofrecerte su Perdón y enseñarte cómo mostrar la mejilla al que te ofende ante la mirada de Ntra. Sra. del Rocío y Lágrimas. Camina en San Lorenzo en su subida al monte Calvario, allí está el Señor del Marrubial, y toda su compasión y ternura la recibirás con el Señor de Pasión, el Señor de los hortelanos en San Basilio. Y finaliza esta jornada contemplando en las Palmeras a la bendita Madre llena de Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra y déjate elevar al cielo envuelto en el manto de pureza inmaculada, plateado con el fulgor de las estrellas, de la Paloma de Capuchinos, Reina de la Paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here