Talante y talento


Que en el Ayuntamiento de Córdoba se ha instalado un nuevo talante es una evidencia, photo 2019 08 07 21 17 58basta con remitirse a las primeras acciones emprendidas por el Sr. Bellido. Está cumpliendo aquello de abrir las puertas del despacho consistorial a todas las instituciones y realidades asociativas y grupales de la ciudad sean de la índole ideológica que fuere, entre ellas también, diversas instituciones religiosas, alguna de ellas vetadas por sistema en el anterior gobierno.

Ese espíritu de escucha dice mucho de aquel que ha sido elegido para velar por los intereses de los cordobeses. Muestra ante todo humildad y sencillez, huyendo de la prepotencia de aquel que cree saber qué quieren, a qué aspiran, qué necesitan… los otros sin ni siquiera conocerlos ni testar sus necesidades y proyectos. El talante del nuevo alcalde muestra la determinación de hacer concurrir todas las sensibilidades en un proyecto común donde nadie se sienta excluido salvo aquellos que por sistema y convicción se niegan a un verdadero diálogo y participación de toda la ciudadanía.

No obstante, se necesita además talento para gestionar todas las iniciativas y propuestas sabiéndolas compilar, priorizar, programar y realizar. Esto está por ver en los próximos meses. No quiero dejar caer una sombra de duda sobre el equipo que se está configurando en Capitulares y en los organismos periféricos, pero me van a permitir afirmar y profetizar, que todo se esfumará en simple talante si se queda en una operación cosmética, de puro márketing, y no se concreta de manera eficaz en acciones beneficiosas para el conjunto de la sociedad cordobesa.

Personalmente confío en que talante y talento vayan de la mano. Sumar esfuerzos de aquí y de allí, colaboración público-privada, una administración municipal menos burocratizada y ágil, ser más pragmáticos, promover iniciativas concretas, no brindis al sol e irrealizables, para la creación de un tejido empresarial que dé respuesta a ese nuevo modelo productivo encabezado por jóvenes emprendedores y que están siendo demandados fuera de Córdoba e ignorado permanentemente en nuestra ciudad por anteriores gobiernos, huir de los próceres que han sumido a esta ciudad en la apatía y desencanto y abrirse a otros modelos más competentes y competitivos.

Confiemos en que el Sr. Bellido y su equipo atesoren no solo talante, sino también, talento.