El caso de la cofradía de la O da que pensar


Esta semana hemos conocido que el centro cívico de Levante niega a la Cofradía de la O, con sede canónica en la Parroquia de la Aurora, que pueda montar el paso de la Virgen en las instalaciones de este centro cívico al no poder hacerlo en la parroquia por las dimensiones de la puerta, que impide la salida, viéndose obligados a montar una carpa en el exterior, con los correspondientes riesgos que esto supone.

La negativa está en base a que en el reglamento de dichos centros cívicos, en el número 51, no permite las actividades con carácter lucrativo, político, religioso, sindical, empresarial o comercial. Expuesto así, no habría nada que objetar, aunque la hermandad no vaya a realizar ninguna actividad religiosa salvo montar, salir, entrar y desmontar el paso. Lo que hiere e insulta la inteligencia de todos los cordobeses, que es de conocimiento universal, es que estos espacios son habitualmente utilizados por determinados colectivos con fines políticos u otras actividades que bien merecerían haber sido rechazadas.

Estoy convencido de que ha llegado la hora de poner pies en pared al absurdo y atropello del actual Consejo del Movimiento Ciudadano en Córdoba. Como tuve la ocasión de transmitirle a Juan Andrés de Gracia, persona destacada y activa en este campo, considero que los estatutos en base a los cuales se rige este movimiento rozan la inconstitucionalidad porque marginan a sectores de la sociedad por su pensamiento ideológico u opción religiosa, más si se trata de la Iglesia Católica. Sirva de ejemplo que las asociaciones de padres y madres de colegios concertados no pueden participar del Consejo del Movimiento Ciudadano como indica el art. 36.1-C del reglamento; solamente pueden los centros de enseñanza pública. ¡Toma ya! A freír espárragos la sociedad inclusiva y democrática.

Pero, es más. Esta estructura participativa, de forma contumaz, se ha convertido en el pesebre de activistas revientaproyectos de promoción, progreso y desarrollo de la ciudad. En algunas ocasiones son más bien el corralito donde se adoctrina en una única línea de pensamiento denostando la diversidad. Es lugar donde el activista de izquierdas hace méritos para ocupar el día de mañana un sillón del consistorio. En cuanto una asociación vecinal escapa a la dictadura de este pensamiento único, como la del Casco Histórico, Asociación La Medina, o la del Centro, se la arrincona y excluye.

No obstante, las cosas y situaciones lamentables como esta no se subsanan ni transforman desde la crítica de taberna, porque a ellos les va a dar mucho igual, ya que les trae al fresco lo que piense una gran mayoría; van a seguir haciendo lo que quieran y seguirán riéndose y viviendo a costa de todos nosotros. Es el momento de generar una auténtica catarsis desde dentro y con las mismas herramientas. En igualdad de condiciones y a tenor de los reglamentos por ellos mismos prefigurados.

Es el tiempo de ponerse en movimiento, y también todos los laicos y personas deseosas de una ciudad más competente; es el tiempo de unos cristianos comprometidos política, social, económica y culturalmente. Basta con tres personas para constituir una asociación y cómo se ha de llevar a cabo lo podéis encontrar en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del derecho de asociación y que ésta sea declarada de utilidad pública, finalmente darse de alta en el registro municipal. Y a partir de aquí, esforzarse por ser una simiente nueva que permita que este Consejo del Movimiento Ciudadano, los consejos de distrito, etcétera, sean órganos verdaderamente representativos de la sociedad cordobesa e inclusivos y democráticos.

En tanto, bien podría la alcaldesa, Sra. Ambrosio, atender la demanda de 400 vecinos que son los que componen la hermandad de la O y ceder el espacio del centro cívico de Levante para que puedan montar el paso de la Virgen. Libérese de tanto radical decimonónico y súbase al carro del tercer milenio. No anegue la ilusión de un barrio. Que no se fracture más la convivencia. No generemos más frustración ni sesguemos más esperanzas.

2 Comentarios

  1. DON JOSE JUAN JIMENEZ GÜETO. ¿ESTARI DISPUESTO EL OBISPO Y LOS CANONIGOS A DEJAR LA CATEDRAL PARA MONTAR UN CONCIERTO ROKERO DENTRO DEL TEMPLO?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here