Y ahora, qué os digo. Visto lo visto


Ayer, por fin, la gallina puso el huevo huero. Sí, la tan ansiada y esperada Comisión sobre la Mezquita Catedral dio a luz un pliego, como si de un estudio de profunda investigación fuese, bajo el mantra de comisión de expertos. Al menos sí ha conseguido dibujar una mueca en más de un experto en historia y en derecho y dejar impasible, y a lo más escandalizado, al personal. Quizás hay incluso quien siente bochorno ante el resultado y se esfuerza por salvar los muebles de alguna manera poniendo insensatos hilos en redes sociales: “Mi gozo en un pozo”

Pude seguir la rueda de prensa en directo y observar cómo el Sr. Mayor Zaragoza se permitía afirmar categóricamente que no era necesario consultar las fuentes que conserva el Cabildo Catedral, ni escuchar a esta institución para elaborar el informe. Que tampoco era necesario leer el informe de la Dirección  General de Patrimonio del Ministerio de Hacienda; ni atender a un informe de la asesoría legal del propio Ayuntamiento, que sentenciaba que nunca ha formado parte del inventario del Consistorio la Catedral; ni al Juzgado de Instrucción de Córdoba que en 2015 venía a confirmar la tesis de la propiedad desde 1236; ni tampoco a la Comisión Europea, que en 2016 decía que no había base legal par intervenir. Con todos mis respetos la palabra del Sr. Mayor Zaragoza, hoy, ha desvirtuado e infravalorado más si cabe aún su trayectoria personal. No creo que esté feliz si hace el ejercicio de escucharse.

Otra cara de circunstancia, de esos rostros de no saber en qué está, fue la de uno de los expertos medievalistas, esa cara de decir de qué me hablas: ¿ese documento existe?, pues no lo he visto, ante la pregunta de un periodista sobre una argumentación histórica que avala al Cabildo, como muchas más, como propietario. Eso dice muy poco de unos expertos que se pavonean en rueda de prensa de buscar una verdad siguiendo un método científico de investigación.

El pliego de ayer evidencia, objetivamente, sin espacio a la duda, que esta comisión nació desde unos presupuestos ideológicos con la única pretensión de echar más porquería sobre la Iglesia de Córdoba. Y que ayer venía bien sacarlo a la palestra, y con ello echar una manita a la política de distracción a la que nos quieren someter unos políticos paupérrimos, con la consabida colaboración de medios inflados con mucho dinerito contante y sonante que deja en evidencia la libertad de prensa y el principio de igualdad en este país.

La cara de nuestra alcaldesa era todo un poema. ¡En qué berenjenal me he metido! Su segundo, con nuevo look, sonriendo a carcajada “partía”, quizás pensando, ahí la llevas después de sentarte a firmar con el Cabildo y reconocer la titularidad; otro palito a la Iglesia ladrona y expoliadora, y que acabe esto y no pregunten más periodistas cansinos que me voy al fútbol. Ole ahí. Ya está. Conseguido. Mucho ruido y pocas nueces. Objetivo alcanzado, que la gente no piense ni hable de nuestra incapacidad para gobernar la ciudad.

Siempre, para el político incompetente y desmañado, y si es de izquierdas más, lo fácil y barato es desviar su desapego por el bien común y el progreso de un pueblo que ocultar su mediocridad lanzando una nebulosa sobre la Iglesia. Eso es lo fácil y bastardo de aquellos cuyo beneplácito está en servirse del pueblo sin el pueblo, y para ocultar su tropelía no hay mejor manera que buscar un chivo expiatorio dócil, abnegado, que la Iglesia que por norma calla, aguanta y ofrece la otra mejilla. Pero “el frotar se va a acabar”. El principio de la justicia es la verdad, y no nos vamos a negar a proclamar la verdad y denunciar la barbarie de quien piensa en sí mismo y no en el bien común.

¿Esto tiene rédito electoral? Pienso que denota una falta de respeto y afecto para una ciudad entusiasta que desea de una vez abandonar el vagón de cola. No voy a trasladar aquí los comentarios que anoche me hacían personas de a pié cuando me enseñaban un Tuit de nuestra Alcaldesa referido a la noche de Patrimonio felicitando al Cabildo.  Córdoba se merece una Alcaldesa coherente, fiel, amante de su ciudad y no una gobernante sumida en el desconcierto y en el sinsentido. Soy de los pocos ya que aprecian y valoran la actitud de Isabel Ambrosio, pero lo de hoy, ha sido sumir por enésima vez a nuestra Córdoba en el ostracismo medieval. Comprendo que es presa política de un cogobierno frustrante e inútil que le obliga asumir presupuestos muy lejanos a su pensamiento, no obstante, Córdoba está por encima, y aún, y el tiempo se acaba porque llegan elecciones, no ha sabido o no ha encontrado la forma de desprenderse de un lastre que le hará pasar a la historia de Córdoba como la Alcaldesa que sumió en la división, contradicción, absurdo e inacción a una villa milenaria.

1 Comentario

  1. Este debate sobre quién es el propietario está montado sobre gigantescas mentiras. Aquí no importa quién tiene razón y quien no, qué es de justicia y qué sería lo injusto, qué dicen nuestras leyes y tribunales en casos como este que se puede hacer y lo que no puede ser, , qué pasó con la demanda contra la propiedad del Templo por la Iglesia que interpuso Anguila y Cía. y por qué no recurrieron el fallo desfavorable a sus pretensiones. Aquí todos estos de la campaña mediática quieren ser ellos los legisladores, registradores y jueces, sin pasar por los Tribunales. Todo con un fin: apoderarse de los bienes ajenos sin justificación diciendo que no son de quien son desde 800 años. Todo se ha ideado para agitar una gigantesca campaña populista y después actuar impunemente contra derecho y sin pagar el justiprecio de una expropiación encubierta e ilícita . Hace ya ochocientos años que se consagró el Templo justo con la reconquista de Córdoba de 1236. En ochocientos años ninguna autoridad pública o privada ha discutido que la propiedad del Templo sea de la Iglesia Católica de Córdoba, no hay ningún precedente ni antecedente de oposición al carácter de bien de la Iglesia del Templo. La propiedad ha sido clara y evidentemente de la Iglesia en 800 añios. La Iglesia lo conservó, lo mantuvo, celebró en él sin oposición en el ejercicio de su propiedad indiscutida y resulta, que porque hace 15 añitos a unos anticatolicos y politicos se les ocurrió la genialidad de tocarnos las narices y discutir lo que era claro y evidente durante siglos, se viene montando un guirigay y un show de mentiras, invenciones y ocurrencias para, con todo el populismo del mundo revertir la realidad, y convertir lo que es blanco en negro, el día en noche..después de perder en los tribunales quieren ganar ilícitamente lo injusto y lo que no se concedería en ningún país del mundo civilizado, salvo Venezuela, Cuba, etc.. . Por ejemplo, entre otros muchos monumentos y casos, Medina Azahara fue desenterrada hace muy pocos años expropiado terrenos con dinero y por órdenes y leyes franquistas o de la dictadura de Primo de RIvera, leyes que consideran ilegítimas los mismos de esta campaña populista… y sin embargo nadie en España discute de quien es su propiedad de este y otros monumentos,.es de la Junta que encarna por lo que se ve para estos de la campaña… la perfección .. Lo público, aunque muy corrupto e ineficaz… …No importa… Curioso… Sólo se discute lo que es de la Iglesia para quitárselo pero no lo que otros adquirieron irregularmente hace muy poco y de maneras mucho más dudosas… o ilegales… Y que siga la fiesta bolivariana, que pagan el PSOE y Podemos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here