Una pesada losa es…


Desde el gobierno local, la Sra. Alcaldesa, afirmaba esta semana que “pesaba como una losa” que la Iglesia fuese la titular de la Catedral de Córdoba. Me sorprendieron estas palabras y me sonaron a una auténtica ingratitud hacia el Cabildo de la Catedral o una tomadura de pelo, o la intención de vivir en el absurdo y el dislate cuando apenas días antes firmaba un acuerdo con la Iglesia en la que la reconocía como legítima propietaria del bien, como lo hizo en 2010 el alcalde Andrés Ocaña (q.e.p.d.) y en 2008 la alcaldesa Rosa Aguilar, estos últimos de Izquierda Unida. Y como han venido históricamente reconociendo todas las administraciones y la diversidad de organismos nacionales e internacionales.

Una pesada losa es estar ante unos responsables políticos que ningunean al pueblo y los trata con desprecio al insultar su inteligencia. Una pesada losa es ser esclavo de unos presupuestos ideológicos cuya única intención es instalarse en el imaginario generando o improvisando una cuestión en la opinión pública partiendo de presupuestos falsos. Una pesada losa es no tener valentía de mantener un criterio coherente y utilizar las instituciones al albur del momento. Una pesada losa es huir y negarse a un consenso para resolver cuestiones que afectan al bien, promoción y desarrollo de la ciudad.

Una pesada losa es un Centro de Ferias en el parque joyero, un edificio parado y abandonado, que se ignora si los arquitectos continuarán, con el riesgo de perder 127 millones de euros y cientos de empleos. Es no contar, después de tres años, con un espacio de congresos con la consiguiente pérdidas económicas. Una pesada losa es disponer de una infraestructura como el pabellón de la Juventud sin utilizar ni demoler. Una pesada losa es 300 bloques a la espera de un ascensor, cuando hace una década que adquirió la Junta este compromiso y que este gobierno renovó en la campaña electoral de 2015. Una pesada losa es tener un Parque Logístico mediocre que imposibilita el establecimiento de grandes empresas de distribución. Una pesada losa es callar ante el engaño de La Junta que anunció que sería el parque estratégico de Andalucía para posteriormente concedérselo a Antequera como así está sucediendo.

Una pesada losa es la Infrautilización del Centro de Arte Contemporáneo de Andalucía, antes C4 que no tiene presencia cultural en la vida cordobesa ni genera interés y sí unos costes desorbitados. Una pesada losa en haber destinado millones de euros a un Centro de Recepción de Visitantes para quedar en una sencilla Oficina de Turismo. Una pesada losa es que aún este pendiente el Plan de reforma integral del Alcázar. Una pesada losa es el Cierre de los museos en festividades o puentes de gran afluencia turística. Una pesada losa es la escasísima actividad cultural tras el fiasco de Córdoba 2016 ya que no se ha llevado a cabo una revitalización del movimiento cultural que sigue anclado en el mismo modelo y con las mismas propuestas. Una pesada losa es observar como el patrimonio municipal de las calles de Córdoba se abandona peligrando su pervivencia y la seguridad de los viandantes. Una pesada losa es que un bien municipal como la Torre de la Calahorra lo administre y gestione  una Fundación privada, que establece precios, donde los cordobeses pagan 2 euros, y cuyo control escapa al Ayuntamiento.

Una pesada losa es que el paro en la ciudad se sitúa por encima del 30%. Una pesada losa es que tres de los barrios más pobres de España se encuentren en Córdoba. Una pesada losa es que las organizaciones caritativas de la Iglesia destinen más recursos materiales y humanos para atender a los más pobres que la Junta y el Ayuntamiento juntos. Una pesada losa es que una fundación después de 15 meses aún no ha recibido el permiso para construir apartamentos para los más pobres, o que una fundación privada ajena al Ayuntamiento haya construido mas viviendas sociales en este último tiempo que Vimcorsa. Una pesada losa es tener secuestradas o paralizadas las licencias de obras de tantas y tantas construcciones con el correspondiente perjuicio a familias y empresas así como el consiguiente empobrecimiento general.

Una pesada losa es estar creando comisiones y más comisiones, vete a saber cuánto cuestan al erario público, para quedarse en nada o generar enfrentamientos y división en los agentes sociales. Una pesada losa es que en la temporada estival brille por su ausencia oferta de actividades que estimulen el turismo, quedando solo la Catedral abierta por las tardes. Una pesada losa es que sea la Iglesia la que pondrá en juego otra actividad cultural y turística de calidad, Ruta Fernandinas, sin coste añadido para los visitantes y de gratuidad para todos los cordobeses. Una pesada losa es que una institución maléfica como la Iglesia de Córdoba y una institución perversa como el Cabildo ofrezcan actividades culturales de extraordinaria calidad: exposiciones, conciertos, congresos, jornadas… que atraen un turismo de calidad sin coste alguno para el erario público. Una pesada losa es que tras años de un ataque mediático sin precedentes, con el único objeto de desacreditar la labor de la Iglesia de Córdoba en general y del Cabildo en particular, extraordinariamente bien orquestada, no sólo no ha conseguido los frutos esperados sino que más bien ha reforzado la imagen pública de una Institución, que tras más de 8 siglos, es admirada y reconocida internacionalmente por su excelente administración, gestión y conservación de la Mezquita Catedral, patrimonio de la humanidad, pero ante todo, patrimonio de todos los cordobeses, creyentes y no creyentes.

Una pesada losa es no asumir responsabilidades y dejar a la inacción y ostracismo a la ciudad más bella del mundo. La Iglesia de Córdoba, y el Cabildo, seguirán ofreciéndose y tendiendo puentes para que algún día dejemos de hablar de pesadas losas y estemos gozando de un presente excepcional y soñando en un futuro aún más esperanzador.

9 Comentarios

  1. No se puede decir más alto ni más claro.
    Cuánto odio se está generando en nuestro País. Se acabará de una vez con ello. Con los dirigentes actuales creo que no… Esperemos q alguien ponga orden en todo esto, aunque sin la ayuda de Dios, parece que no.

  2. Muy acertado el artículo “Una pesada. losa es… “. Gracias a la Iglesia podemos disfrutar de una Catedral bien conservada y gestionada. Mis felicitaciones por eso y por decir las deficiencias de los demás con educación y sin insultar

  3. Bien dicho, aunque en mi opinión te quedas corto… jajaja. Nuestro consistorio es un desastre, no llega ni a ser losa, que eso tiene una utilidad, nuestros gerentes no tienen capacidad ni para eso.

  4. Muy bien artículo. La pesada losa son de aquellos que tienen tanto odio en si corazón, que no los deja ver lo bueno de la vida. Son unos pobres desgraciados, dignos de pena.

  5. Disculpe usted señor religioso, pero todas esas infraestructuras y demás obras de interés público de las que usted se queja de paralización, y esos recursos que no se invierten en crear trabajo, proceden de las arcas públicas que se pagan con los impuestos de todos, todos menos los suyos ya que su iglesia no paga muchos de ellos, así que menos lecciones y más tributar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here