Luces y sombras en el mes de mayo


Creo que son pocos los lugares en los que el mes de mayo adquiere una relevancia festiva como en nuestra ciudad. Muchos de nosotros esperamos como un maná caído del cielo estas fechas que llenan de colorido y alegría cada plaza, calle o rincón de Córdoba. Incluso el talante, la actitud, las miradas, las palabras… conquistan un sentido distinto generando un clima de acogida y generosidad que experimentan gozosamente aquellos que deciden asomarse y probar un néctar que embriaga el alma y ensancha el espíritu.

Pero como dice un buen amigo, también en este tiempo se corre el riesgo del exceso, de perder el sentido de la medida, del equilibrio, del saber ser y estar. Ignoramos que un acontecimiento festivo ha de agradar o, por lo menos no incomodar o fastidiar, a aquel que quiere gustar de la primavera cordobesa con deleite y complacencia.

Comenzamos con la fiesta de las cruces, donde las distintas asociaciones realizan un gran esfuerzo y sacrificio, y si no fuera por esa generosidad no disfrutaríamos de un lugar de encuentro abierto acercándote a zonas de nuestra ciudad que de ordinario no visitamos. No obstante, la falta de educación y urbanidad se traduce en un verdadero calvario para los vecinos cercanos; no sólo por los ruidos que afectan al descanso sino también por las miasmas, efluvios y hedores que maleducados y groseros dejan en esquinas y portales. Los llamados botellones que se persiguen en estas fechas y que, me pregunto, si esto no es bueno, ¿por qué no se vigila durante el año o por qué se organiza uno con todas las bendiciones en feria?

Llega el momento de la luz, el color, de multitud de aromas que embriagan los sentidos: los patios. He tenido la oportunidad de asistir a la presentación de las guías de los patios de algún medio de comunicación, igualmente he leído lo que se está escribiendo sobre esta fiesta. De una parte están los innumerables elogios y parabienes de los visitantes y de las instituciones hacia la fiesta y hacia aquellos que lo hacen posible. Pero siempre esta congratulación se ve manchada por la falta de ayudas a los cuidadores y titulares, y de organización. ¿Por qué no se ha trabajado con anterioridad y se han previsto estas dificultades? Porque esta cantinela es la misma todos los años. ¿Es tan complicado que los protagonistas estén satisfechos? ¿Qué es necesario realizar para alcanzar ese equilibrio y que este extraordinario y original acontecimiento no se vea perturbado con las quejas de unos y otros?

Y, finalmente, está la feria. Cuando aún no tenemos ni cartel de toros, ya se escuchan las primeras quejas: asociaciones de casetas, Aucorsa… Me pongo en el pellejo de la Administración local o de quien organice este mes de mayo y hago acopio de valeriana o tila a granel. Los cordobeses no tenemos arreglo, ¡qué le vamos a hacer!, somos así. Tenemos la facultad de quejarnos de todo y por todo. Esta actitud no tiene nada que ver con colores políticos, más bien, forma parte de la genética cordobesa.

1 Comentario

  1. Magnífica (re)visión de mayo “dos veces buena”.
    Me encanta la autocrítica (por aquello de que las cruces están cerca de la iglesia y las cofradías). La nociva manía de nocturnizar todo, termina acabando con costumbres y culturas: los veladores necesitan estar hasta las 2 de la mañana y a los vecinos que les dén, o si no amenazan con despedir camareros, pobres de ellos que trabajan hasta las 3 (hay que recoger) y cobran como si fueran las 3 pero de la tarde; las cruces también quieren estar hasta las tantas y a los vecinos que les dén, como si la cruz a las 7 o las 9 de la noche estuviera sin poner; los conciertos y espectáculos empiezan a las 10 pm y los que disfrutamos de los mismos tenemos que esperar haciendo el tonto hasta la noche cuando bien lo disfrutaríamos a media tarde e incluso luego una copita o unas tapas de cena.
    La nocturización de la vida social y el ocio convierte a los jóvenes en zombies durante el día. No saben qué hacer durante el día y se lo pasan dormitando. Menuda generación .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here