¡Otra vez, no! Sra. Alcaldesa

34

Nuestra Alcaldesa habla y sube el pan. Comprendo que sus socios de gobierno le hayan robado todo el protagonismo a la hora de liderar la política del Ayuntamiento y, como a la desesperada, ahora quiere recuperar el espacio perdido, que en definitiva ha sido tiempo tirado por la borda en el progreso y desarrollo de la ciudad. Quien es el número uno en las tareas de regir a los ciudadanos no puede estar ausente del quehacer y preocupaciones y sólo aparecer para unas cuantas fotos o soltar unas soflamas anticlericales, porque eso siempre vale para distraer la inoperancia y el buen desempeño del cargo.

Por eso, en Fitur, foto por aquí y foto por allí, y una visita con dedicatoria a las cofradías; y eso sí, a quienes tienen la noble tarea de gestionar el monumento por excelencia de la ciudad ni se les invita a aportar su experiencia en la gestión en este foro de promoción turística, que ha permitido situar a la Mezquita Catedral en números de récord; ser el primer monumento de España, segundo de Europa y sexto del mundo por la gestión y conservación que del mismo hace el Cabildo de la Catedral. Pero, como son curas, no se les invita. Seguidamente, una interpretación sobre la libertad de expresión que no dejó a nadie indiferente; ya me gustaría haberla escuchado si los adjetivos que esta revista del ayuntamiento dedica a parte de la ciudadanía los hubiera proferido algún obispo o cura o cristiano comprometido.

Esta semana no iba a ser menos. Nuestra flamante alcaldesa se saca de la chistera de nuevo la Mezquita Catedral. Erre que erre. Que sí, que la Mezquita es también de usted, simplemente por el hecho de ser bautizada. Pero más aún, gracias al cuidado y buen hacer del Cabildo de la Catedral toda la ciudadanía puede sentirla como suya en el plano afectivo del que ya habló en una ocasión la Sra. Consejera de Cultura. Pero afirmarlo en el plano jurídico, es obviar y ningunear a la asesoría jurídica del propio ayuntamiento, a la judicatura, a la Dirección General de Patrimonio del Ministerio de Hacienda, a la Comisión Europea… y a un largo etcétera de documentación que deja claro quién es el legítimo propietario.

Creo que sería más apropiado dejar de molestar con simplezas y distraer la atención de lo importante. Isabel Ambrosio habla de diálogo. Pues será sólo con un sector interesado. ¿Realmente ha buscado un encuentro con la Iglesia para hablar de esta cuestión? ¿Cuándo va a recibir al obispo de Córdoba? Sabemos que se lo ha pedido en dos ocasiones. Si el Conjunto Monumental Mezquita Catedral es una cuestión preocupante en la ciudad, por qué no lo ha abordado directamente y no al dictado de un sector minoritario cuyo objetivo es confundir a la ciudadanía y generar un estado de sospecha con todo lo que tenga que ver con la Iglesia. Por lo tanto, menos palabras y más obras. La Iglesia sigue a la espera de ser recibida.

2 Comentarios

  1. No pidas peras al olmo…
    No puede ni sabe hacer nada, solo se puede excusar en comentarios de este tipo para tapar su falta de gestión en asuntos importantes para Córdoba.
    Seguro que ahora, y por fechas lo ordeno, sus prioridades son: la importancia, riqueza y puestos de trabajo creado por el Carnaval, los inconvenientes de las cofradías para el tráfico en Córdoba en Semana Santa y su cambio de C.O.
    Luego atacará a los toros obligada por los socios de gobierno y así acabamos el año, con un incremento de desempleo importante pero con la foto en los periodicos. Verás como me equivoco poco, tratará asuntos importantes como estos…
    El palacio de congresos, el aeropuerto, la mejora de los accesos a los polígonos, el incremento de las tasas de paro juvenil en Córdoba, la baja rentabilidad del sector (el único en Córdoba) turístico, la falta de licencias de apertura de industrias, etc. son cosas banales para este Ayuntamiento.

  2. Mas alto se puede decir, mas claro, no.
    Nuestra Alcaldesa no gobierna ni sabe gobernar, gobierna IU y Ganemos.
    Como echo de menos, -aunque no comulgue con ellos-, aquella IU respetuosa, con sus luces y sombras, pero respetuosa. Y no el radicalismo absurdo de la nueva hornada de políticos.
    Pero bueno, Dios y el tiempo, nos ponen a cada uno en nuestro sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here