Estados Unidos is different

24

Tras las elecciones en Estados Unidos me ha admirado el llamamiento que hacían políticos de un signo u otro a la unidad. Aquellos que perdieron las elecciones animaban a sus seguidores y votantes a trabajar y a ayudar al que ahora es presidente de todos los estadounidenses. Después de una campaña electoral nada modélica, estridente e histriónica, asoma una lección de democracia, en principio, de la que podemos aprender un poquito. En cambio observamos con tristeza, desencanto y cierta preocupación, que en un país como el nuestro no se visibilice esta actitud, y quizás más grave, que no tengamos esa misma conciencia de unidad, identidad patria.

Una de las acepciones del verbo oponer es el de enfrentar una razón o un argumento contra lo que otro dice. El acto de llevar a cabo una oposición política no es defenestrar o faltar el respeto al contrario, sino más bien, desde una sana dialéctica y espíritu constructivo, refutar los planteamientos del otro con objeto de hacer caer la propuesta porque demuestra que es perniciosa para el bien común o la de mejorar el planteamiento con el fin de que este sea más beneficioso para la sociedad a la que sirven.

Dicho lo anterior, el ciudadano de a pie no percibe que nuestros representantes actúen en su quehacer como si éste fuese el arte de regir un Estado al que han de servir con espíritu de abnegación y se preocupen con generosidad por los asuntos públicos. Hacer política quizás no sea estar en los platós de televisión o en las tertulias opinando, que no lo critico, siempre y cuando lo último no nos aleje de la realidad más cercana de los ciudadanos ni del lugar propio donde se debate y se llega a acuerdos. Tanto quien tiene la grave responsabilidad de liderar el gobierno de un país como el que tiene la carga de vigilar, han de trabajar juntos por el bien común, buscando la justicia y la caridad, el progreso y el desarrollo de todos.

Ciertamente me ha encantado la actitud del pueblo americano. Ahora toca dejar en el olvido la batalla y comenzar a restaurar las heridas y juntos caminar bajo una misma bandera. Ya me gustaría ver ese mismo ánimo en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here