De vuelta al cole por el puente

30

El lunes 12 de septiembre, el Puente Romano se vestía de colorido, chiquillería que en sus comentarios y preguntas nos devolvían a la añorada infancia y que de las manos de sus madres corrían presurosos para no llegar tarde a su primer día de cole. El puente perdía la habitual estampa estival de cuatro andariegos matutinos y algún que otro turista acercándose a las inmediaciones de la Mezquita Catedral y nos anunciaba, que ahora sí, comenzaba la rutina que nos acompañará el resto de las estaciones.

Un curso escolar que comienza con muchas incertidumbres. Una, quizás la menos significativa y coyuntural, son obras en Capitulares que obligará a modificar las rutas de acceso a muchos colegios del centro y casco histórico de la ciudad, ya sea a pie o en coche o autobús. Hasta donde llega mi conocimiento parece ser que los padres y centros escolares han sido previsores y que desde la delegación de movilidad en el Consistorio se está haciendo bien el trabajo, pero eso ha sido el primer día porque la entrada fue escalonada, esperemos que esa sea la tónica cuando todo esté normalizado. Y parece ser también, que desde la asociación de transportistas no ven con buenos ojos que la empresa adjudicataria sea de Extremadura y no Andaluza.

La novedad más reveladora es la implantación de la Ley educativa LOMCE. Pero que de puesta en marcha tiene poco, ya que en Andalucía se va a ver reducida a la mínima expresión: segundo idioma de primaria y la revalida en secundaria y bachillerato. El establecer el segundo idioma está generando muchas dificultades y preocupaciones a los centros partiendo que desde el primer momento la información llegó tarde a los colegios –mes de junio- y las instrucciones para su aplicación en el mes de julio y primeros de agosto; serios problemas en poblaciones pequeñas para encontrar profesores especialistas o que al día de hoy aún no se hayan reconocido las titulaciones de profesores ya en los centros para que puedan impartir este curriculum sin verse en la posibilidad de ver reducido su horario o pérdida de trabajo.

Pero el conflicto laboral va más allá de lo que triunfalmente se defiende en la Administración cuando se afirma que se ha apostado por la calidad. Según los sindicatos la provincia de Córdoba necesita más profesores. Calidad e innovación no pueden ser la bandera a enarbolar cuando aún persisten los recortes en educación –en nuestra comunidad la competencia es de la Junta de Andalucía- y nos encontramos a nivel estatal sin gobierno, por lo tanto ante la duda de si tendremos presupuestos.

En fin, una vuelta al cole que como viene siendo habitual todos los años tiene su aquel. No obstante, vuelve a ponerse en evidencia la falta de consenso de los partidos políticos a la hora de legislar sobre educación. En todo el período democrático las leyes que han estado en vigencia han sido puestas en marcha estando el PSOE en el gobierno, en una ocasión gobernando el PP y siendo ministra Pilar del Castillo se llegó aprobar una ley que nunca se puso en marcha, y en esta última ocasión con el PP, la conocida como la Ley Wert, se implanta a medio gas y con la gran mayoría de las comunidades autónomas en contra. Lo dicho, estos políticos no hay quien los entiendan. Pero, algo si está claro, que el éxito o fracaso en el campo educativo, la preparación de las nuevas generaciones para acometer un cambio en el sistema productivo no es achacable al PP porque en todo el periodo democrático no ha legislado en materia educativa.

Dejamos para otro día la enseñanza concertada. Esta comunidad tiene materia de preocupación para el mes de enero de 2017 cuando comience el proceso de renovación de los conciertos educativos que son cada cuatro años. Esto es harina de otro costal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here