María del Carmelo


Ponedle el manto mujeres,
lucesitas de la mar,
ajustadle la corona
y su mejor collar.

Enlazadle el velo
Ahí va Su Majestad!!
y dejad el Niño al Padre,
que aquí los atardeceres
es fresco el litoral.

Allá van tus marineros,
ya entrada la tarde,
con ese olor a sal
que a su Madre la Patrona,
María del Carmelo,
con la brisa de Su aliento
en ellos preso,
descalzos entre las algas,
a hombros la van a sacar.

Y en un barco velero,
mecido por el viento,
le han echo un Altar
y entre vítores y rezos,
por las redes de su pan,
a esa Reina del Cielo,
Estrella de la Mar,
con unos brazos por remos
la van a pasear.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here