Cuando una frase la carga el diablo


Imágenes de la salida de prisión, de la ‘performance’ en la puerta, declaraciones a favor, declaraciones en contra, así como todo lo que completaba la noticia

palabras frase

El pasado miércoles no hubo más noticia que la salida de la cárcel de los políticos presos catalanes después de que el Gobierno central cogiera la llave correcta, le diera dos vueltas al cerrojo, empujara los barrotes y le dijera a los secesionistas: “Chavales, perdonad que os hayamos tenido aquí por culpa de los de siempre”.

En el informativo del mediodía de Canal Sur se ofreció una información muy completa y correcta sobre estos hechos que avergüenzan a todo demócrata. Hubo imágenes de la salida de prisión, de la ‘performance’ que montaron en la puerta, declaraciones a favor, declaraciones en contra, así como todo aquello que completaba la noticia.

Era, precisamente lo mismo que se había podido escuchar en las distintas emisoras de radio durante toda esa mañana y leer, casi al minuto, en los diarios digitales. En este informativo de Canal Sur, ya digo, apareció todo perfectamente explicado.

Nadie esperaba, ni los editores del informativo ni yo mismo como espectador, que muy poco después se diese otra información que viniese a editorializar sobre la liberación por el Gobierno de los condenados por secesión.

La presentadora daba paso a una redactora que informaba de la detención en Gijón de un joven de 32 años que había propuesto a una mujer de Málaga experiencias sexuales con menores, algo que, como verán, nada tiene que ver con los indultos. El tipo, además, se dedicaba a extorsionar a los niños para obtener las imágenes. La historia, con todo lo desagradable que conlleva, terminaba con una frase que venía a  editorializar sobre la información anterior, la de los presos catalanistas.

Estas palabras estaban en su contexto, completaban la noticia sobre el pederasta y, a la vez, redondeaban lo que se había visto con anterioridad al arrojar un cubo de agua helada contra los que se habían quedado embelesados después de morder el anzuelo con señuelos como “concordia”, “magnanimidad”, “utilidad” o “convivencia”. Como digo, nada tenía que ver una información con la otra, pero que la noticia del pederasta terminara con “la Policía pide que nunca se paguen los chantajes” es todo un bofetón en los morros a quienes aún creen en el buenísimo.

1 Comentario

  1. Hola Jesús Cabrera. Leí tus comentarios literarios. Soy Luis Zaror, de Chile, co-fundador del GRUPO DE POESÍA TRILCE,1964, y de la revista del mismo nombre. Quiero enviarte el pdf de mis últimos libros, además de uno de poesía de la ciencia: FRACTALES. Para ello necesito tube mail. Gracias. Un abrazo. lzaror@yahoo.es

Comments are closed.