La base logística y la unidad cuestionada


Esto es lo que ha pasado, ni más ni menos: la presentación, el nudo y el desenlace en menos de un mes. ¿Hay quién dé más?

base
Celebración de la concesión de la base logística. /Foto: LVC

Cuando algún suceso ocurre con rapidez siempre es aconsejable contar hasta diez antes de hacer un análisis. Las prisas son malas consejeras y las actuaciones veloces suelen carecer de reflexión. Por esto, el tema de la base logística ha llegado de tal manera que creo sinceramente que aún quedan cordobeses a los que hay que explicarles de qué va la historia, porque no tienen ni idea. Lógico. Terminábamos el año con el anuncio de la candidatura y ahora, recién celebrada la Candelaria, que es cuando los clásicos quitan el Nacimiento, resulta que lo tenemos ya concedido con todas las bendiciones.

Esto nos pasa porque estamos mal acostumbrados. Los movimientos paquidérmicos de la Administraciones han sido somatizamos por la población hasta el punto de considerar normal que unos reivindiquen el arreglo de un tramo de acera para que sus nietos acudan a la inauguración. Y no digamos nada de un tramo de circunvalación o de la eliminación de la contaminación visual en la Judería. ¿La veremos algún día?

Lo de la base logística nos ha caído del cielo, porque las cosas que caen del cielo te dan el golpe sin verlas venir. Así, de sopetón. Esto es lo que ha pasado, ni más ni menos. La presentación, el nudo y el desenlace en menos de un mes. ¿Hay quién dé más?

El pasado 23 de diciembre era, lógicamente, víspera de Nochebuena, pero de una Nochebuena que iba a ser distinta por razones tan conocidas por todos que no viene al caso repetir aquí. Es un día en el que tradicionalmente decae la actividad institucional, pero aquella mañana convocó el alcalde, José María Bellido, a una rueda de prensa en la que informó de la candidatura de Córdoba a albergar la base logística del Ejército de Tierra.

Hasta aquí todo normal. Era realmente lógico que saliera a anunciar algo que se iba a hacer, como tantas otras cosas que se presentan y que, luego, por unas razones o por otras, se quedan en el camino.

En este caso, a Bellido se le veía especialmente ilusionado y no era para menos: 1.600 puestos de trabajo directos, una inversión de cientos de millones de euros, un salto considerable en investigación I+D+i y el fortalecimiento de la ciudad como nodo logístico, algo que más allá de las condiciones geográficas de Córdoba poco o nada había cuajado. Vamos, lo que Córdoba lleva décadas esperando.

Pidió unidad y la tuvo. De inmediato, todas las fuerzas políticas respaldaron el proyecto que nacía de la mano de la Universidad de Córdoba. El Ministerio de Defensa buscaba suelo para la base logística, y el Ayuntamiento dio el paso adelante con todas las consecuencias. ¿Es tan difícil reconocer esto?

El jueves pasado, con toda la euforia, La Diputación Provincial emitió una nota en la que ni siquiera nombran al Ayuntamiento que ha encabezado, no se olvide, un proyecto de todos y para todos. El viernes, la Ejecutiva Provincial del PSOE y sus parlamentarios volvieron a repetir la ruin maniobra de ponerse ellos todas las medallas, marginando y ninguneando al Consistorio. ¿Qué cutres, no?

¿Hay que culpar, por tanto, al PSOE en general? En absoluto. Qué va, hablamos de dos partidos distintos, como se verá en los próximos meses cuando los dos bandos en liza diriman su futuro. Del Partido Socialista (y Podemos) es el Gobierno de España, su vicepresidenta primera, la ministra de Defensa y la subdelegada del Gobierno en Córdoba a quienes hay mucho que agradecer, pero mucho, por su interés, su eficacia, su voluntad, su discreción y su decisión.

En esta ciudad, desgraciadamente, se habla mucho de unidad pero se practica poco. Ahora, en los momentos importantes, es cuando cuando cada uno se muestra en su verdadera altura, sin disimulos ni tapujos. Esto es lo que hay. Por eso, me preguntaba el viernes qué pintaba Isabel Albás presentando por su cuenta, en solitario, una moción sobre la base logística sin haber buscado antes un consenso que no iba a tener problema alguno en encontrar. Ay, la unidad dicen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here