Un libro que hace época

196

Los autores han tenido el valor de lanzarse a un aventura en la que los precedentes son escasos y muy concretos, por lo que prácticamente han tenido que partir de cero

libro
Mano de Nuestra Señora de las Nieves. /Foto: LVC

La antigüedad de las cofradías no se corresponde con un legado bibliográfico a lo largo de los siglos. La literatura cofrade es un fenómeno que, salvo muy contadas excepciones, se remonta a no más de un siglo y, si apuramos, encontramos que las monografías con un cierto nivel no llegan a los anaqueles hasta las últimas décadas del siglo XX. Estas lagunas oceánicas se han cubierto con obras excepcionales, de alta calidad, que han arrojado luz sobre épocas, autores y obras sobre los que durante generaciones han sobrevolado interpretaciones y leyendas sin el más mínimo fundamento.

Araceli lucena libro
Virgen de Araceli. /Foto: LVC

En las últimas décadas se ha saldado esta deuda, en la medida de lo posible, y en nuestros días es difícil encontrar un pueblo, una patrona o una hermandad que no cuente con un libro que nos trace su trayectoria a lo largo de los tiempos. Además, en este periodo se han descubierto artistas que permanecían en el más sombrío de los olvidos, se han asignado autorías a enseres que tradicionalmente eran anónimos o estaban erróneamente atribuidos y se ha arrojado la luz de los documentos sobre momentos de la historia tan desconocidos como mitificados.

Este tiempo ha servido también para que la bibliografía preste también atención a otras facetas relacionadas con las hermandades con una buena colección de obras de conjunto que han ampliado el campo de visión, lo que ha servido para contextualizar periodos, oficios, disciplinas artísticas o tradiciones perdidas en el devenir de los tiempos.

corona libro
Corona de Nuestra Señora de Consolación de Jerez. /Foto: LVC

El libro ‘Las joyas en el vestir de la Virgen’ (Almuzara, 2020) se encuadra en este apartado, siendo además pionero en abordar una materia, tan evidente como ignorada, como es la referente a las alhajas que exornan a las imágenes marianas. El porqué de la inexistencia hasta ahora de una publicación sobre esta materia lo ofrece la exdirectora de la Fundación Lázaro Galdiano, Letizia Arbeteta, en las primeras líneas de su prólogo: “El estudio de la joyería antigua es una de las tareas más difíciles e ingratas que puede abordar un investigador de la Historia del Arte”. Así de claro.

Un libro que es una aventura

Pues Luis Prieto e Isabel Núñez han decidido ponerse manos a la obra y desbrozar este infranqueable terreno, inédito hasta el momento, con un libro con el que hacen época y en el que ofrecen una más que profunda, seria y amena aproximación a la materia. Ellos han tenido el valor de lanzarse a un aventura en la que los precedentes son escasos y muy concretos, por lo que prácticamente han tenido que partir de cero. Como pioneros, han establecido un método bastante claro y didáctico consistente en establecer las tipologías de alhajas más comunes así como en trazar la evolución histórica de la joyería con la integración de las piezas en la vestimenta de las Vírgenes.

libro atocha rastrillo
Rastrillo de la Virgen de Atocha. /Foto: LVC

Los autores no dejan atrás todo aquello que también apasiona al amante de las joyas y que forma parte de la historia sentimental de las mismas, como son las anécdotas, leyendas, donantes y avatares sufridos en tiempos convulsos. 

Los joyeros de las imágenes marianas han sido hasta ahora un conjunto de piezas que la devoción y la generosidad de los fieles -muchas veces de forma anónima- iba depositando lentamente y que con el paso del tiempo han llegado a ser tan insustituibles como consustanciales a las señas de identidad de la propia imagen. Éste es el momento en el que todos tenemos en la memoria una pieza de una imagen determinada que no sólo conocemos a lo largo de toda nuestra vida, sino que además la encontramos en añejas fotografías en sepia. Los ejemplos serían interminables.

Otro valor importante que tiene este libro y que no debe pasar desapercibido es el extenso y necesario repertorio gráfico que acompaña el texto. Las fotografías, en este caso, complementan aquello cuya descripción roza lo imposible. El trabajo de Luis Prieto y de Isabel Núñez abarca mucho más de lo que se pueda uno imaginar y raro será el lector que con este libro en sus manos no haya descubierto la imagen de una Virgen de la que no tenía noticia alguna o de un alhaja que causa fascinación.

Los autores afirman que su trabajo se ha limitado a delimitar un terreno sin profundizar en el pormenor. Bueno, vale, hay momentos en los que el libro te pide ir más allá, pero esto no importa cuando lo realmente valioso es que se ha dado el primer paso. Y tanto a Luis como a Isabel les cabo el honor de ser sus autores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here