La importancia de los hechos


José María Bellido. /Foto: LVC

En política es muy importante dominar los tiempos. Quien marque la agenda tiene ventaja sobre sus adversarios, sobre los medios de comunicación, sobre las tertulias de los bares. Siempre ha sido así y la disputa por este dominio es la que ha marcado la actualidad.

No hay más que ver el panorama nacional para comprobar cómo, pese a las críticas, Pedro Sánchez, es el amo. Hasta se puede permitir decir una cosa y al rato la contraria que todos, como  bandada de gorriones, le seguirán por el camino que él decida. El presidente del Gobierno puede presumir hasta ahora de ver cómo, por raro que parezca, se sale con la suya, porque ha abierto unos caminos que marcan una nueva época y que dejan atrás todo lo que ha servido hasta ahora, al imponerse la volubilidad como pauta de comportamiento.

Si descendemos al escalón andaluz, el Gobierno de la Junta es el que marca los tiempos con la expectación por ver qué es lo que cada día aparece en el cajón que se abre. Que si listas de espera en sanidad o dependencia, que si miles de millones en deudas sin cobrar, que si no se sabe ni el número de solares que se posee, que las subvenciones no se justificaban, que tal o cual prostíbulo cobraba en dinero de la Junta.

Bajemos ahora al escalón de lo local, el más cercano. Las riendas de la agenda están en manos tanto del PP como de Ciudadanos, cuando PSOE e IU, que cuentan con información suficiente para decidir el ritmo de la actualidad local, van a remolque del gobierno local, con un perfil excesivamente bajo por lo visto hasta el momento.

Desde el gobierno municipal, con media sonrisa en la cara, se reconoce que no hay más secreto que haber pasado de las palabras a los hechos. La parte del equipo de gobierno correspondiente a Ciudadanos está sorprendida de la escasa, por no decir nula, comunicación existente entre los diversos colectivos y los delegados de las distintas áreas de gobierno. En este mes y medio que llevan en el cargo están conociendo cara a cara no sólo la realidad de la vida ciudadana, sino la desconexión que ha existido en los últimos años entre ésta y la calle Capitulares. Esta recuperación de relaciones está sirviendo de mucho en la materialización de logros que poco a poco se van haciendo realidad.

Las famosas 23 medidas que los del PP y Ciudadanos se comprometieron a cumplir en los 100 primeros días de mandato llevan camino de cumplirse. El plazo acaba en la segunda quincena de septiembre y el trabajo va a buen ritmo, tanto que va a permitir a algunos disfrutar de algunos días de descanso, con lo que no contaban cuando llegaron al cargo.

Este trabajo del gobierno municipal en estos casi dos primeros meses de mandato es el que está marcando la agenda de la ciudad. Si ayer se habló del atasco de las licencias en la Gerencia de Urbanismo, hoy se trata de la bajada de los impuestos y mañana será el patrocinio al equipo de fútbol sala, por más que le duela a alguna institución el haberse quedado fuera de poner su logotipo en la camiseta que se paseará por toda España. Así es la agenda del Ayuntamiento en este tórrido verano.

Quien marca la agenda tiene el poder y quien decide los tiempos hace que los demás reaccionen a sus indicaciones; además, quien primero empieza saca ventaja a los demás. Por esto, el otoño que se avecina promete bastante. Salir del letargo será la tónica.