Mi sillón es mío

39

Demócrata no es sólo el acude una vez cada cuatro años a ejercer su derecho al voto, sino también el que respeta el resultado de las urnas

Vicente Palomares y Marina Borrego. CCOO UGT
Vicente Palomares y Marina Borrego. /Foto. JC

La situación inédita que se da en el actual mandato municipal de contar con seis grupos políticos -en el anterior no contaba UCOR porque sólo obtuvo un concejal- ha dejado al aire la composición de los órganos de gestión de las distintas empresas municipales, algo sobre lo que un juez ya dio un severo toque de atención en el mandato de PSOE e IU, aunque no le hicieron mucho caso que digamos.

Para que lo entiendan, diremos que estas empresas y organismos son prolongaciones del Pleno municipal y que en las mismas tienen que estar representados sus componentes de forma proporcional. Esta obviedad de libro topa con los sindicatos CCOO y UGT, que creían haber obtenido sus sillones por oposición y que de allí no los movía nadie. Por este motivo montaron en cólera esta semana y cargaron con dureza contra el gobierno municipal, para decir algo así como que aquello es nuestro y no de quienes han elegido los cordobeses en las urnas. Más claro aún, defendieron su privilegio de participar en las decisiones de las empresas y organismos municipales dejando fuera, en la puerta, a los concejales de Vox y de Podemos, que sí que representan democráticamente a todos los cordobeses.

Este asunto es más fácil de entender con el hecho de que los perjudicados está situados simétricamente en el arco político. Si en vez de Vox y Podemos fuesen dos partidos de derechas los que le quitaran la poltrona a los sindicatos se escucharían las voces hasta en el Lagar de la Cruz. Menos mal que el gobierno municipal ha actuado con sentido común y ha buscado la combinación para que todas las formaciones estén representadas y los sindicatos y el Movimiento Ciudadano formen parte de un futuro órgano consultivo del que podrán formar parte, por qué no, los empresarios o los consumidores. ¿O es que no tienen los mismos derechos que CCOO y UGT?

Precisamente, el Consejo del Movimiento Ciudadano ha dado un ejemplo al reconocer que la fórmula adoptada por el gobierno municipal no es la deseable, pero que los grupos políticos son los que tienen derecho a estar allí sentados y por eso prefieren ahora dar un paso atrás de forma momentánea y participar en las empresas y organismos con voz pero sin voto.

El origen del cabreo que ha convertido a Vicente Palomares y a Marina Borrego en una versión actualizada de la Hidra de Lerna estaba en las entrelíneas de sus palabras. Rozaron el tema pero no entraron de lleno en el mismo, pero estaba claro desde un principio: si el gobierno municipal de mantenían los sillones de CCOO y UGT no se trasladaba a las empresas y organismos municipales la correlación de fuerzas que hay en el salón de Plenos y que salió de las urnas el pasado 26 de mayo. De este modo, al salir los sindicatos de los consejos rectores y administración ya no podrán hacer bloque con PSOE e IU y tumbar sistemáticamente todo lo que se proponga desde PP y Ciudadanos que, se quiera o no, son los que mandan.

Demócrata no es sólo el acude una vez cada cuatro años a ejercer su derecho al voto, sino también el que respeta el resultado de las urnas y ni se le pasa por la cabeza rodear el Parlamento o el Ayuntamiento de turno o buscar subterfugios para dinamitar un equilibrio de fuerzas es el resultado de la voluntad popular. Así de claro, nos guste o no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here