Un despacho VIP


obispo, Ayuntamiento, José María Bellido, Demetrio Fernández
José María Bellido y Demetrio Fernández. /Foto: JC

La visita del obispo, Demetrio Fernández, al alcalde, José María Bellido, ha desvelado que hay distintas formas de gobernar que no pasan desapercibidas a la sociedad. Hay quien lo hace para todos, para los que le han votado y quienes no, y hay quien tiene la vara de mando sólo para los suyos, para los entramados afines, palmeros y agradaores. 

Nadie hasta ahora se había percatado en público de lo que el obispo desveló de forma sutil el otro día y que no era otra cosa que en los últimos cuatro años -esto es, durante el mandato de Isabel Ambrosio- no se le habían abierto las puertas de ese despacho. Una y otra vez, hasta cuatro, el prelado había perseverado con insistencia bíblica en hablar con la entonces alcaldesa, pero no ha sido hasta ahora cuando ha visto su objetivo cumplido.

¿El obispo ha pisado ahora el despacho del alcalde porque en Córdoba gobierna el PP y Ciudadanos? Ésta es la pregunta a la que responden afirmativamente quienes disfrutan dividiendo el mundo en buenos y malos, en conmigo o contra mí, en estereotipos ramplones y etiquetas simplistas. Quienes, en cambio, disfrutan de una visión más amplia de la realidad, con la riqueza de todos sus matices, saben que no es así, ni mucho menos. El propio prelado se deshizo en elogios hacia el trato que recibió del alcalde Andrés Ocaña, que no sólo era de IU sino, además, del sector menos clerical de la formación de izquierdas.

¿Es el problema, acaso, del PSOE? No, ni mucho menos. Sí es cierto que el PSOE actual, a nivel federal, saca de vez en cuando a pasear los tópicos de siempre (el Concordato, el IBI, las inmatriculaciones) cuando le conviene correr una cortina de denso humo para distraer la opinión de los españoles de alguna de las múltiples polémicas en las que se ve envuelto. En cambio, el PSOE, de puertas afuera de Ferraz, es otro mundo.

Todo el mundo sabe que Susana Díaz vibra hasta la emoción con la Esperanza de Triana y que ella, lo mismo que sus antecesores, no tienen reparo alguno en fotografiarse con el arzobispo de Sevilla, mientras a la exalcaldesa Ambrosio ha procurado esquivar al prelado y ha puesto a otros de por medio cuando coincidían en algún acto organizado por terceros, para no salir juntos en la foto. En cambio, en nuestra provincia, para no irnos más lejos, tenemos casos de alcaldes del PSOE -que, por cierto, repiten en el cargo- que no ponen cara de asquito si tienen que recibir al prelado, como es el caso de los regidores de La Carlota, Montoro, Montilla o Puente Genil, entre otros muchos.

Pero el despacho de Ambrosio, del que en los primeros días de mandato salió camino del almacén un crucifijo del que ya se ha solicitado su regreso, no sólo ha estado cerrado por razones religiosas, cuando su antecesora Rosa Aguilar le abría las puertas no sólo a obispos, sino también a los dos grandes rabinos de Jerusalén, al sefardita y al asquenazí, que pocos despliegues de seguridad se han visto en Capitulares como los de estas visitas. A lo largo de estos cuatro años hemos visto que también han permanecido sus puertas cerradas para trabajadores, para comerciantes y para vecinos, y abiertas para quienes se consideraban VIP.

Es del todo comprensible que un alcalde no puede recibir a todo el que quiere hablar con él, hasta ahí llegamos, pero no tiene sentido que haya una negativa a recibir a los protagonistas de situaciones puntuales que su gravedad están ganándose los titulares de prensa un día y otro. Así, en el mandato de Ambrosio era frecuente la queja de los trabajadores de Cosmos, de los de Tanatorios de Córdoba, de los comerciantes y vecinos del centro, entre otros colectivos, de que no se les recibía.

La visita del obispo al alcalde se distanció pocas horas de las que protagonizaron los miembros del Consejo del Movimiento Ciudadano. Lo lógico. Esta tiene que ser la tónica de los cuatro años que Bellido tiene por delante: puertas abiertas, sin vetos, a quien te apetece ver y a quien no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here