El PSOE y los plagios


Isabel Ambrosio, Susana Díaz y Juan Pablo Durán, en un acto del PSOE
Isabel Ambrosio, Susana Díaz y Juan Pablo Durán, en un acto del PSOE. /Foto: LVC

Al PSOE se le supone una habilidad de la que carecen las demás formaciones políticas por muy modernas y de diseño que sean. Los socialistas son unos maestros indiscutibles en hacer propias las ideas ajenas y repetirlas una y otra vez con la falsa frescura de la novedad, entre un aplauso tan disciplinado como enfervorecido que no deja traslucir el más mínimo espíritu crítico sino que para sus adentros se repite con emoción contenida: “Joder, qué buenos somos”.
Se quiera o no, esto es un arte. Y de los grandes. Mientras no los pillen en el plagio van de plaza en plaza, mirando a los tendidos, y repitiendo sin rubor las frases de otros para contentar a una afición que se rinde de forma incondicional y sale luego a la calle toreando por las aceras y repitiendo la musiquilla de lo que boquiabiertos acaban de escuchar.
Son ya varios los casos coleccionados de estos plagios socialistas, pero vamos a destacar dos de ellos por ser los más divertidos y significativos. El primero de ellos ocurrió en mayo de 2011, cuando Susana Díaz vino a la sede del PSOE a respaldar al entonces candidato a la Alcaldía, Juan Pablo Durán. En aquellas fechas, Díaz llevaba poco más de un año en el cargo de secretaria de Organización del PSOE-A después de la balasera de fuego amigo que acabó con Rafael Velasco y se fogueaba por toda Andalucía en busca de un grado de conocimiento entre la población que la llevara a las más altas cotas de la política, como así ocurrió.
Agitando mucho los brazos y forzando el acento, Susana Díaz dijo de Durán que “es honrado y tiene la mirada limpia”, una frase que chirría sobremanera en los oídos de quienes estamos muy acostumbrados a escuchar frases de boca de los políticos. Aquello no se le podía haber ocurrido a Susana, allí, en la avenida del Aeropuerto, mirando a la cara a Juan Pablo. Una elemental búsqueda en Google descubrió el pastel y se supo que la dijo Griñán cuando presentó al candidato de San Juan de Aznalfarache, Fernando Guzmán; Susana Díaz al de Almería, Juan Carlos Usero; Mario Jiménez al de Alosno, Sebastián Silgado; Manuel Mata al de La Pobla de Farnals, Narciso González; Verónica Pérez al de Guadalcanal, Manuel Casaus, y así una larga nómina. Vamos, que la frase estaba en el aragumentario a seguir.
El segundo caso de descarado plagio, y no menos divertido, ocurrió en la tarde de este lunes cuando en el suntuoso salón del hotel oxidado reunió Susana Díaz a la militancia cordobesa en la resaca del baño de multitudes que se dio el sábado en Madrid con tanto alcalde socialista reunido que aquello parecía el programa Tal como somos de Tate Montoya en Canal Sur. Pero no fue la presidenta de la Junta la que tuvo que pasar el bochorno de que algunos presentes descubrieran que una de sus frases más enfatizadas no era de autoría propia. Este honor le correspondió a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, quien sin pestañear dijo ante el embobado auditorio que el PSOE es un partido “rojo, verde y violeta”.
La regidora, que estaba subida a un taburete, como los cantautores de los años 70 -recuerden a María Ostiz o a Rosa León-, estaba tan entregada a la causa que no escuchó una voz, que como la de Garbancito en la barriga del buey, salía de lo más hondo de las tripas de Podemos: “Oiga, que esa frase es nuestra, de Izquierda Unida”. Pues sí, es verdad. ¿Quién no recuerda que lo del rojo, el verde y el violeta ha formado parte del argumentario de IU desde hace casi dos décadas hasta, prácticamente, anteayer?
Desde los tiempos de Luis Carlos Rejón ha sonado esta musiquilla roja, verde y violeta en los argumentarios usados por Izquierda Unida tanto en los mítines, como en esas interminables asambleas y en esos larguísimos artículos que pocos resisten hasta el final. Ahora, cuando la fórmula del rojo, verde y violeta, está más acabada que la UHF la resucita Ambrosio en un intento de aportar algo de originalidad a un acto en el que, entre otras cosas, se habló también de buscar un nuevo rumbo al PSOE. ¿Con el rojo, verde y violeta?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here