Un acto de justicia


El pintor Antonio del Castillo forma parte de la vida de los cordobeses sin que lo sepamos. No sólo están sus grandes obras sino que también hay otras de formato más reducido que decoran numerosas iglesias cordobesas, formando parte silenciosa del paisaje local y que cumplían la misión didáctica que ha tenido la pintura a lo largo de los siglos de instruirnos sobre historia, mitología o escenas sagradas antes de la eclosión audiovisual que todo lo invade. Además, Del Castillo tuvo la suerte de contar con una legión de seguidores que siguieron pintando igual que él, con sus mismas composiciones y una idéntica paleta cromática, durante nada menos que dos siglos, por lo que se multiplican las obras que huelen a nuestro más grande pintor barroco.

Dibujos de Antonio del Castillo.
Dibujos de Antonio del Castillo. /Foto: LVC

Estamos ahora en el año en que se conmemora el cuarto centenario de su nacimiento, una fecha lo suficientemente redonda para que la ciudad de Córdoba, de una puñetera vez, hiciera justicia a este pintor que se puede codear sin complejos con los más grandes artistas del barroco andaluz. Estas fechas son el momento para sacar a Antonio del Castillo del reservado para exquisitos donde ha estado en las últimas centurias, sin la valoración que se merecía por parte de critica y público. La unión de instituciones de todo tipo para conmemorar este aniversario se ha dado, pero no con la intensidad requerida, lo que se ha traducido en un programa de actos con un notable nivel, pero cuya repercusión en la ciudad no ha sido tan intensa como se esperaba. Se han celebrado actos científicos para actualizar su conocimiento y también se ha programado una serie de exposiciones que, se quiera o no, son la mejor ocasión para enfrentar a un pintor con el público, porque en un libro o en una web se podrán hacer muy buenas reproducciones, pero la emoción que suscita la contemplación en directo de una obra de arte es algo que no tiene parangón.
Esta semana se va a inaugurar en Vimcorsa la tercera de las tres grandes exposiciones que, desde distintos ámbitos, revalorizan y acercan la obra de Antonio del Castillo, sus maestros, sus coetáneos y sus discípulos, para una mejor contextualización. Todas ellas estarán abiertas hasta una fecha tan significativa como la del 28 de febrero, por lo que ahora se afrontan unas semanas decisivas para que el año dedicado a nuestro pintor barroco por excelencia dé los frutos que de él se esperan.
La primera en abrir sus puertas fue la instalada en la Mezquita-Catedral, donde no sólo se pueden contemplar in situ las obras creadas para este templo, sino también las de otros lugares, como es el caso de los lienzos del santuario de la Fuensanta. Después le tocó el turno a la muestra del Museo de Bellas Artes, que de forma excepcional ha cambiado su distribución interior para acoger un discurso que nos muestra las distintas etapas de Antonio del Castillo, los géneros en que trabajó, así como la obra de la que se inspiro y la que hicieron sus sucesores. Aquí, se pueden admirar tanto sus insuperables dibujos como algunos lienzos del maestro que estaban guardados en el almacén del museo y que han sido minuciosamente restaurados para recuperar su esplendor.
Ahora, en unos días, le toca el turno a la tercera de las muestras. Antonio del Castillo en la senda del naturalismo, donde se podrá admirar en la sede de Vimcorsa la producción custodiada en distintas instituciones, en museos de fuera de Córdoba así como en colecciones tanto públicas como privadas. Será la ocasión de conocer de cerca aquellos lienzos que llevan mucho tiempo, acaso siglos, fuera de Córdoba y que regresan temporalmente para honrar a una de las grandes glorias de la ciudad.

1 Comentario

  1. Sr. Cabrera, le puntualizo, porque parece que no conoce del todo el esfuerzo del Museo de Bellas Artes y sus exposiciones, o escribe sin haberse pateado las distintas exposiciones.
    1.-Se han expuesto determinados cuadros del pintor, cada mes en el museo.
    2.-luego esa exposición que ubica sólo en la Mezquita, a la misma vez estaba en Jesús Nazareno, Santa Marina, San Agustín, Palacio de Viana, San Andrés y San Francisco, que no lo menciona dando la impresión que sólo existe en la ciudad la de esa ubicación.
    3.-Ahora mismo TODO el Museo de Bellas Artes está dedicado a Antonio del Castillo. que la cita,
    4.-y la próxima citada de Vimcorsa.
    Otra cosa es que que la ciudadanía le interesen estas muestras que es harina de otro costal.
    Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here