Es La Voz de Córdoba


El hecho de que a lo largo de la historia haya estado la cabecera de La Voz de Córdoba tres veces presente en su vida periodística de la ciudad es reflejo de que la misma siempre está dispuesta a prestar un servicio por encima de las circunstancias marcadas por cada periodo histórico. En el siglo XX estuvo en los kioscos en dos momentos históricos muy distintos en todos los aspectos. Ahora lo hace en una nueva centuria, en la que, aunque la esencia periodística sigue siendo la misma, las nuevas tecnologías aportan unos soportes para difundir la información que aún no conocen los límites.
Al papel se le debe haber consolidado un soporte clásico sobre el que se ha construido todo lo que hoy se entiende por periodismo. También él tuvo su evolución, desde la impresión con plomo hasta las técnicas más actuales, pero siempre se mantuvo fiel a unas formas que se iniciaban en la redacción y que acababan en el kiosco. Así fue la primera cabecera de La Voz de Córdoba, con su redacción en la avenida del Gran Capitán, y que nacida en 1921 se sumaba a las otras dos existentes en aquel momento: el Diario de Córdoba y La Voz de Córdoba. La llegada del régimen de Primo de Rivera dos años después de su nacimiento, la Segunda República en 1931 y la guerra civil fueron modelando tanto su propiedad como la línea editorial. Al igual que los otros dos diarios locales, La Voz cerró en septiembre de 1938 como consecuencia de una ley de prensa que fue nefasta y cuyas consecuencias se sufrieron durante décadas.
Más de 40 años más tarde, un grupo de empresarios y profesionales rescataron la cabecera para cumplir la misión de ampliar la pluralidad informativa en una Córdoba que vivía con intensidad la transición política que modelaba la España del futuro. Aquel periódico fue una bocanada de aire fresco que introdujo en Córdoba las nuevas formas de la profesión. El espíritu de aquel rotativo se fundió con diario Córdoba y la cabecera volvió a esperar tiempos mejores.
Ahora, ya en el siglo XXI, cuando no es necesario contar con una rotativa para hacer un periódico, vuelve La Voz de Córdoba con las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a disposición de todos para llevar la información en cualquier momento y a cualquier lugar. Esta nueva La Voz de Córdoba nace con la intención de volver a ser la voz de la ciudad y de aquellos que hasta ahora han tenido más dificultades para tenerla. El propósito no es otro que hacer un periodismo cercano muy ligado a la ciudad. Desde aquí ofrecemos este nuevo medio a todos desde el convencimiento de que, precisamente, entre todos podemos hacer una Córdoba mejor.

1 Comentario

  1. Asiduo lector que fuí de la desaparecida Voz de Córdoba, celebro la aparición de este nuevo diario digital con la misma cabecera y renovada ilusion por la libertad de prensa , saludo al director y su equipo de los que confio sepan dar también voz a las noticias naranjas veraces de nuestra ciudad en beneficio de la democracia y una sociedad bien informada y que otros callan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here