Curro no es Dios


Pero los que no lo quieren, tampoco.

Tengo la inmensa fortuna de poder hablar con propiedad. Porque me honro con su amistad y la de su familia, y me siento afortunado de poder trabajar a sus órdenes bajo los benditos palos de mi Candelaria. Lo que le faltaba para terminar de ganarme ha sido ese esfuerzo por la formación espiritual y catequética realizado hace unas semanas, y traigo a colación y comparto hoy con los lectores, aquellas palabras con las que me sumé al sentido homenaje que le dedicamos en S. Francisco hace pocos años:

<<El que conoce a cada uno por su nombre.

Ese es el Señor: el que conoce a cada uno por su nombre. Y en la estación de penitencia de la vida, nuestro Señor Jesucristo, Buen Pastor, es el Capataz que me conduce a fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. Y Dios, capataz, se deja auxiliar por hombres que multiplican su voz hasta la última trabajadera para que nadie pierda el son.

Yo pensaba, como todos los amigos que te acompañamos en este sentido homenaje, que tú eres el mejor de los capataces, pero al dedicarte estas líneas, tengo que reconocer que estaba equivocado.

Curro: tú no eres capataz.

Curro: tú eres contraguía de Dios. Auxiliar de Cristo y su Iglesia. Te ha puesto en su nombre al frente de cientos de hombres que necesitan oír su voz firme y consoladora en medio de las estrechuras y las bullas de la vida. Y en nombre del Señor, y por una gracia especial, tú también conoces a cada uno de los tuyos por su nombre:

Luis Miguel Carión./Foto: Jesús Caparrós
Luis Miguel Carión./Foto: Jesús Caparrós

Yo te he visto llamar a cada uno por su nombre: Preguntar al costalero por su madre enferma, rezar con el que apenas balbucea a medias un avemaría, preocuparte sinceramente por el que atraviesa malos momentos económicos y laborales. Y ser padre y hermano del chaval que viene de una familia destruida y ha perdido el referente imprescindible del cariño y la autoridad. Yo te he visto predicar a tu manera la devoción a María santísima Candelaria y hacer sonreír, cervecita en mano, a quien se te ha acercado con una depresión mortal.

Y capataz del palio de la Candelaria. La que ilumina con fuego divino las sombras de muerte.

Eres un hombre de Dios (eso es lo mejor que se puede decir de un hombre); porque ha contado contigo para llamar a cada uno por su nombre. Cristo te ha llamado y sigue contando contigo para que mandes en su nombre, para que con elegancia y mesura muchos salgan airosos en las duras ‘chicotás’ que se presentan; para que su voz llegue al alma de los que sufren, para que los hombres de abajo se conviertan en cristianos fervorosos, para que los niños desde la acera se santigüen y besen y toquen el respiradero de ese palio candelario por el que perdemos el sentido.

Cada domingo de Ramos, cuando me concedes el privilegio de ser costalero, yo te obedezco bajo el palo de nuestra Candelaria; hoy me concedo la licencia de mandarte: ¡Al trabajo, Curro, que el Señor va a llamar! ¡Mete riñones que Jesús te necesita! Para que quien no sepa rezar en la iglesia, aprenda a rezar en la calle. Para que esta vida sea un ‘paseazo’ desde el mármol de la tierra hasta el mármol del cielo.>>

Y hace unas semanas, aquella iniciativa inspirada se hizo realidad y solo cada uno de los asistentes verá y conocerá sus frutos. Porque unos siembran pero sólo Dios hace crecer.

Que cunda el ejemplo.

¿Acaso hay una necesidad más urgente entre nuestras filas cofrades que la formación? Curro la ha descubierto y está poniendo los medios para hacer a Cristo presente entre los suyos. Porque los conoce y los quiere y, por lo tanto, intentará señalar dónde esta el Cordero que quita el pecado del mundo, para que lo sigan y encuentren el verdadero sentido de la vida. En la Eucaristía, en su Iglesia.

Porque Curro sabe que no es Dios, sino su siervo.

Y yo contigo, mi arma.

4 Comentarios

  1. El mejor comentario es no hacerlo.
    Decir “Curro” es decir Semana Santa, es decir Córdoba, es decir “el que nos allega a Xto. y María” es decir amigo, hermano; es decir….., no se puede decir más, solamente CURRO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here