Un año por delante


Nosotros también tenemos nuestra lista de buenos propósitos aunque la mayoría de ellos no son nuevos

paro ERTE Marín
Imagen del puente romano./Foto: Irene Lucena

Estos días se caracterizan por los buenos propósitos que deseamos se traduzcan en una vida mejor aprovechando el cambio de año en el almanaque. Son días de querer retomar el curso de inglés, comenzar la dieta- por supuesto- dejar de fumar, volver al gimnasio o dedicar más tiempo a los amigos. De alguna manera en la nochevieja se produce una catarsis, aunque sea momentánea, en la que nos decimos a modo de examen de conciencia qué cosas no nos gusta de nosotros y en qué podemos mejorar. Las personas siempre aspiramos a ser mejores. Ese es el motivo por el que el mundo progresa.

Ocurre que al poco de iniciar el año se han abandonado los propósitos nuevos o las rutinas sanas que habíamos tratado de incorporar a nuestra ‘nueva’ vida. Los psicólogos apuntan a que el fracaso se debe a que queremos cambiar muchos aspectos a la vez y el proceso para hacerlo debe ser más pequeño, conciso y bien reflexionado. El que mucho abarca poco aprieta, que dice el sabio refranero español.

Nosotros también tenemos nuestra lista de buenos propósitos aunque la mayoría de ellos no son nuevos. Desde el nacimiento de este diario digital los valores y la misión del mismo no han variado. Contar la verdad y ofrecer un punto de vista del que muchos lectores siguen huérfanos; hacer de los valores éticos y cristianos nuestro camino; ser valientes a pesar de que pueda convertirnos en incómodos y, sobre todo, cumplir con honestidad el ejercicio necesario de la información veraz, son los propósitos que nos mueven también en este año 2022.

Si además de todo ello las circunstancias son propicias para ofrecer cada día un diario mejor a pesar de la crisis sanitaria y económica, nos daremos por satisfechos al hacer balance dentro de 263 días. Pero por nuestra parte no va a quedar. Y esperemos que tampoco por la de los miles de lectores, a los que, aprovechando este inicio de año nuevo, queremos agradecerle su atención y fidelidad.

Feliz 2022, y que Dios nos acompañe en este nuevo regalo de días y momentos que nos ha puesto por delante.