La Andalucía que puede


Lo más destacable de todos estos datos, es que ello se produce en medio, aún, de una pandemia y con amplio número de sectores productivos no recuperados todavía

Córdoba
Contenedor./Foto: LVC

El pasado jueves el delegado de Gobierno de la Junta en Córdoba, Antonio Repullo, daba a conocer las cifras de exportaciones entre enero y junio de la provincia, que nos sitúa a los cordobeses en el tercer puesto andaluz con un incremento del  34% más respecto a los primeros seis meses de 2020 y una factura de 1.250 millones, el 7,4% del total. Los datos, obtenidos de la Estadística de Comercio Exterior del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, están elaborados por el Observatorio para la Internacionalización de la Economía Andaluza de Extenda-Andalucía Exportación e Inversión Extranjera, una de las agencias que en breve se verá incluida dentro de TRADE junto con la Agencia IDEA,  Andalucía Emprende y la Agencia Andaluza del Conocimiento, fusión que tras las auditorías ha tenido luz verde esta semana en sede parlamentaria.

El delegado del Gobierno en Córdoba, Antonio Repullo./Foto: Junta de Andalucía
El delegado del Gobierno en Córdoba, Antonio Repullo./Foto: Junta de Andalucía

En general las exportaciones han crecido a nivel estatal y así tenemos que en junio se situaron en los 27.610 millones de euros, un 22% más interanual, y las importaciones en 28.587 millones, con una subida del 35% sobre junio de 2020, lo cual en la balanza comercial supone un déficit de  -978 millones. No es el caso de Andalucía: según destaca el delegado Repullo, las exportaciones andaluzas registran el mejor junio de la historia desde que existen datos homologables (1995), con una factura de 2.935 millones de euros, cifra que supone un sólido crecimiento del 27% respecto al mismo mes de 2020, que es cinco puntos superior al experimentado por las ventas nacionales (+22%). Una subida considerable, que además contrasta con el descenso del -14,7% que sufrieron las ventas en junio del pasado año, tercer mes completo de incidencia de la pandemia. Las importaciones también se recuperan, con un incremento del 47% hasta los 2.630 millones, lo que arroja un superávit de la balanza comercial andaluza en el mes de junio de 304 millones. Un saldo positivo con el exterior que contrasta con el déficit nacional.

Fresas campo 300x200

Como dato destacable, y por sectores, los capítulos industriales y energéticos lideran el crecimiento de las ventas en junio en una tierra que destaca sobre todo por el sector agroalimentario, que no pierde músculo. Tiene que ver en ello la recuperación de la actividad industrial nivel mundial y una Andalucía que es mucho más que el sector agroalimentario y que no suele ser reconocida por ello. No así en los mercados exteriores, claro. Mercados como el marroquí, que es el que más ha crecido en datos globales en junio, China o EEUU, que siguen siendo destinos de nuestros productos que crecen en demanda o se mantienen, respectivamente.

Lo más destacable no obstante de todos estos datos, es que ello se produce en medio aún de una pandemia y con amplio número de sectores productivos no recuperados todavía por la situación sanitaria. Cuando hace unos meses se hablaba del ‘milagro andaluz’ sobre todo comparándolo con   Cataluña algunas voces, incómodas, trataban el asunto como una campaña de marketing.

Pero los datos son tozudos y éstos vienen a avalar una gestión desde el ejecutivo andaluz que demuestra cuando menos algo que no es baladí: la confianza de las empresas a pesar de la incertidumbre internacional. El querer seguir trabajando aunque los mercados se hayan resentido con la crisis, porque se sienten respaldados por una nueva forma de hacer desde la autonomía andaluza que es precisamente dejando hacer.

Y lo mejor de estas cifras es que no solo añaden optimismo a los sectores productivos y de servicios locales. Es que nos enseñan una Andalucía capaz y a una provincia cordobesa dispuesta a pelear por conseguir la cabeza.