Ola de calor y luz por las nubes


No nos debe llevar a sorpresa por tanto que la señora Montero culpe a José María Aznar y sus gobiernos de la situación actual de los precios de la electricidad

maria jesus montero ministra de hacienda 1

España sufre como cada verano una ola de calor que está siendo particularmente fuerte en el sur y en concreto en el Valle del Guadalquivir, con Córdoba, Jaén y Sevilla – aunque Granada no se queda atrás- como las provincias donde más se están sufriendo grados superiores a los 40 º centígrados. La particularidad de esta ola de calor a diferencia de años anteriores es que los ciudadanos se piensan mucho si hacer uso o no del aire acondicionado o de los electrodomésticos que puedan atenuar las altísimas temperaturas. El precio de la electricidad ha conocido sus máximos históricos precisamente en esta semana. El confort habitual se ha convertido en un lujo. Alzar la persiana para muchos empresarios, en esta semana, puede suponer una colección de pérdidas a buen seguro, porque el margen de beneficio se lo llevarán además de los muchos impuestos el recibo de la luz, también repleto de tasas además.

Y en toda esta situación un Gobierno formado por dos partidos – además de los socios conocidos- que hicieron del precio de la luz bandera reivindicativa cuando estaban en la oposición. Se podría hablar de justicia poética, pero poca justicia existe en ello cuando es la clase media y trabajadora, los empresarios y los españoles en general quienes pagan cifras desorbitadas por un servicio público y necesario como es el eléctrico. Desde que comenzara la escalada de precios se nos ha intentado convencer o acusar a los ciudadanos desde que somos unos derrochadores hasta los directamente culpables del cambio climático. En demagogia y maniobras de distracción comunicativas a la izquierda es difícil ganarle. El colmo de las desvergüenzas, ante el caballo desbocado de los precios, ha llegado de la mano de esa andaluza que supone un rubor para Andalucía con su impostada forma de hablar de acento imposible y que es María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública. Si pensamos que todo es probable a la hora de no asumir responsabilidades desde un Gobierno mentiroso y manipulador como el que padecemos, no nos debe llevar a sorpresa por tanto que la señora Montero culpe a José María Aznar y sus gobiernos de la situación actual de los precios de la electricidad por la liberalización del sector.

Pero ha tenido los arrestos de hacerlo. Y lo peor de todo: sigue habiendo un amplio número de españoles que ‘compran esa moto’ y aplauden acusaciones de ese calibre. Todo menos asumir que tienen/tenemos un Gobierno incapaz, abonado al embuste, a la perpetuación en el poder per se y que nos lleva inexorablemente a una mayor pobreza económica. Y cuidado que ya no solo es la luz una parte del problema: el IPC amenaza con machacar las economías domésticas.

Nada nuevo, por tirar de memoria como la señora Montero, bajo un gobierno socialista