El progreso no se demuestra solo con siglas


El panorama es alentador por cuanto sorprende que, por primera vez, las distintas administraciones trabajen en una misma línea con una idea muy clara anticipándose a un futuro

1f6c8b3b f4c9 4cc4 bff7 dd2c1c8e3856

Esta semana teníamos oportunidad de reunir en el podcast semanal de este diario, El Coro, a tres representantes públicos para hablar del futuro de nuestra capital y provincia. Es cierto que los tres comparten siglas políticas (PP) y una amistad de muchos años. Pero sobre todo comparten una visión pragmática de lo que hay que hacer a la que no estamos acostumbrados, y menos en Andalucía. Si bien la idea partía sobre la consecución de la futura Base Logística del Ejército, en dicha cita pudimos saber mucho más no solo de lo que han sido criterios de peso para que ganase la candidatura cordobesa, sino de que – si todo sale bien y los populismos y las polarizaciones políticas no lo impiden- el futuro para Córdoba es ciertamente esperanzador.
Es importante contar con alguien como Rafael Merino, consejero delegado de Red Logística de Andalucía y con una dilatada experiencia política, sobre todo como alcalde de Córdoba, para saber que mira más allá y que lo hace por su tierra. Porque si algo dejó claro Merino, que últimamente no se prodiga mucho en los medios, es que la logística es el futuro y el progreso y que está tratando de que Córdoba ocupe un sitio preferente por ubicación geográfica y por inversión e infraestructuras.
Un trabajo que se ha realizado y se hace de manera callada, y que reivindicó uno de los posiblemente mejores delegados de Gobierno de la Junta que hemos tenido, Antonio Repullo, que recordó que la pandemia solo ha supuesto un duro paréntesis en un proyecto -la apuesta logística- que ha conocido ya una primera fase importante y que pasa por convertir esta comunidad en un destino atractivo para los inversores. En el mapa para esos inversores ha sido colocada Córdoba gracias a la Base Logística, sin duda, y ello además ha sido un trabajo consensuado y de liderazgo compartido, pero encabezado por un alcalde que también ha sabido entender y ver la importancia de que Córdoba se enganche a un cambio de modelo productivo más allá de la agricultura y el turismo: recuperarse de la pandemia no va a ser fácil para el sector.
Otro de los invitados en El Coro fue Salvador Fuentes, que puso el acento en la Base Logística, sí, pero sobre todo en algo refrendado por Merino: es el único responsable de Urbanismo que ha sabido ver la importancia de lo que el futuro, en este mundo globalizado, nos depara. Y cambiar la estrategia de un Área Logística, la de la Junta en El Higuerón, que debe cambiar si oferta de alquiler por el de compra, porque en definitiva era lo que demandaban los inversores.
El panorama es alentador por cuanto sorprende que, por primera vez, las distintas administraciones trabajen en una misma línea con una idea muy clara anticipándose a un futuro que además pasa por la colaboración público-privada de una manera necesaria. Que la Universidad también esté en ello. Que incluso no duela en prendas trabajar codo con codo con el Gobierno central: el corredor ferroviario nacional que se está negociando la Consejería de Fomento es una prueba de ello.
Tantos años en Andalucía presumiendo de progreso y modernizaciones y resulta que el progreso, realmente, significa trabajar con anticipación y criterios profesionales más que alardear de unas siglas.
Ojalá todo llegue a buen puerto, porque de eso se trata, de puertos para un mundo que cada día se mueva más rápido.