Mis presupuestos, nuestros presupuestos


bellido
Bellido y Albás conversan con Torrico y Fuentes. /Foto: LVC
Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. presupuestos inversiones ciudadanos
Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. /Foto: LVC

En este segundo año de mandato de PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Córdoba (con el apoyo de VOX), el grupo menor – en cuanto a número de ediles-  en la coalición de gobierno (Cs) ha decidido tener su propia autonomía y protagonismo en el proceso de elaboración de los presupuestos para 2021.

Hace poco su dirigente municipal y primera teniente de alcalde, Isabel Albás, anunció el carácter de estos presupuestos, centrados en las repercusiones humanas y sociales de la crisis sanitaria, y dejó vislumbrar lo que ahora está sucediendo: las áreas municipales que son responsabilidad de los naranjas ya han comenzado, con distintos ‘expertos’ y con vistas a negociar con la oposición, ‘sus’ presupuestos.

En Córdoba y con un gobierno de coalición es la primera vez que ocurre algo parecido: por lo general ha sido desde la delegación de Hacienda desde donde se ha llevado la batuta presupuestaria, delegación que solía corresponder al partido que ostentaba la alcaldía. Esa batuta en esta ocasión recae sobre Salvador Fuentes (PP), que ha dejado claro esta semana que ‘los presupuestos son responsabilidad del alcalde y él mismo’. El alcalde, José María Bellido, ha dicho por el contrario que le parece ‘perfecto’ que sus socios de gobierno negocien los presupuestos con la oposición. En política, ‘perfecto’ no significa necesariamente ‘bueno’, pero al alcalde solo se le puede suponer un papel apaciguador en todo esto si es que al asunto se le otorga la categoría de problema.

Lo que sí es cierto es que la actitud de Ciudadanos es un hecho que hay que considerar por cuanto tratan de hacer valer su año de experiencia en el mandato -más los anteriores cuatro que ya ha conocido el edil de Infraestructuras, David Dorado- y con ello despejar ciertas dudas que aún se les sigue achacando: su falta de experiencia política. Si bien es cierto que en algunos momentos, y algunos de sus ediles, han dado muestras de inexperiencia, eso no debe ser motivo para menospreciar el trabajo que con más o menos acierto Ciudadanos está desarrollando en el consistorio. De sus errores, o no, se sabrá algo con certeza en la próxima convocatoria electoral. Y otra diferencia importante es que están haciendo público – a través de redes sociales y medios-ese trabajo con los presupuestos, que hasta la fecha siempre han sido objeto de negociación casi adornada con humo de cigarrillos, a puerta cerrada, luz baja y algún que otro sapo que tragar pero que no ha salido a la opinión pública. No quiere decir que estos sean más transparentes – al final, en política, se negocia a puerta cerrada y a ‘diente perro’ en muchos casos- pero sí que la elaboración de los mismos se muestren públicamente es un valor añadido para la imagen del edil correspondiente – y esto es política, volvemos a recordar- y del proceso en sí mismo. La ‘nueva política’ que tanto tiempo abanderó la formación de Rivera.

Es comprensible, por otra parte, que quien tenga que defender los presupuestos en un pleno, caso del edil de Hacienda, desee tener el control de los mismos. Y éste además sí que cuenta con larga trayectoria y experiencia en muchas trincheras y  ha demostrado capacidad suficiente – en su paso por la Diputación, por ejemplo-  para favorecer la inversión,  el crecimiento y desarrollo de una ciudad. Fuentes por tanto, tendrá un papel fundamental en este órdago que Ciudadanos ha lanzado en el propio seno del cogobierno. Si en efecto se hace realidad ese término -cogobierno- puede que salgamos ganando todos los cordobeses, porque serán ‘nuestros’ presupuestos. Si por el contrario el mandato de coalición solo se traduce en un apoyo necesario de unos hacia otros y poco más, será el alcalde el que tenga que poner orden en este asunto. Bellido en estas cosas suele ser expeditivo y discreto. Y lo que está claro es que, sea como fuere, Córdoba necesita unos presupuestos claros, prácticos y justos para un año que será de todo menos fácil.