La veteranía es un grado


pintadas
Salvador Fuentes, ante la muralla del Marrubial. /Foto: LVC
ordenanzas
Salvador Fuentes. /Foto: LVC

El pasado viernes este diario se hacía eco del inicio de las negociaciones para el borrador de los presupuestos municipales para 2021. No debe ser fácil prever el escenario en el que todos, en mayor o menor medida, estaremos en el próximo año, porque la crisis sanitaria apunta a que pasará su mayor factura entonces, con las consecuencias que ahora ya estamos padeciendo y, lo que es peor, sin saber a ciencia cierta si la plaga continuará causando estragos en cuanto a número de contagios, pérdida de vidas y paralización económica. Por tanto, cualquier previsión a futuro en los capítulos de gastos e ingresos – que a la postre es lo que son unos presupuestos-  se nos antoja ciertamente complicada.

El hombre de los números en nuestro Ayuntamiento es Salvador Fuentes, al que le avala una dilatada carrera política con todo lo que ello supone. Coloquialmente, Fuentes es ‘perro viejo’ en esta y en otras muchas lides. Y ha lanzado un aviso a sus socios de gobierno: no hay barra libre, pero sí confianza en que la experiencia de los ediles naranjas, con un ejercicio ya a sus espaldas, sirva para que la negociación de los presupuestos sea menos áspera que la anterior. Un aviso que va en una doble vertiente: la económica – los recursos serán los que se puedan tener- y la política, porque Fuentes recuerda el lugar en el escalafón que las urnas dejaron y el peso, cada vez menor, de la formación de Arrimadas.

Puede que esta observación  no haya sentado bien en los ahora socios de gobierno municipal, pero si se dejan atrás egos y protagonismos que duran lo que dura un mandato – y a veces mucho menos- y además se confía en esa experiencia a la que apela el teniente de alcalde de Hacienda-y que él mismo posee- la elaboración de los presupuestos para 2021 será mucho más positiva y consensuada con el resto de la oposición que la del último ejercicio. De hecho, si algo caracteriza a Ciudadanos, y así lo han puesto de manifiesto de cara a estos próximos presupuestos, es el “carácter realista de sus pretensiones para dar respuesta a las necesidades que tiene la gente en este momento”, y eso no debe ser un escollo para la negociación y el acuerdo. Si algo ha demostrado la formación centrista  es su capacidad para negociar con unos y otros. 

En este sentido hay que destacar el talante de Fuentes a la hora de contar con VOX, muy lejos del discurso rupturista de su jefe Casado, un enfrentamiento que además incomoda a los naranjas.  El edil ha dicho que será la siguiente fuerza con la que negociará “por lealtad”, consciente de la importancia que la formación de Abascal tiene con sus dos concejales y la facilidad ‘ a priori’ que puede encontrar en tales negociaciones frente a resto de la oposición. Y porque la portavoz de VOX, Paula Badanelli no ha sido, ni es, un camino de rosas para el equipo de gobierno, todo sea dicho.  Ahí también Fuentes demuestra su experiencia.

Al final puede que la economía sea lo menos importante- aunque es primordial, por supuesto- en un año próximo tan lleno de incertidumbre y seguramente de desazón. Y esto es así porque por encima de la economía están las personas, los cordobeses que quieren y merecen un Ayuntamiento ágil, previsor, solvente y serio. Los ayuntamientos serán una vez más las administraciones más importantes por cercanía y por estructura para iniciar la reanimación y reconstrucción necesarias tras la crisis.

Será una oportunidad estupenda para que todos, más allá de las siglas, demuestren que a la política se llega para servir. Y también para aprender.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here