Poéticas del Renacimiento


La reflexión sobre la literatura y la crítica literaria viene de antiguo y perdura a través de los siglos y llega hasta nuestros días.

La reflexión sobre literatura y crítica literaria viene de antiguo y perdura a través de los siglos. No hay más que leer a Platón (Ion o República en sus libros 2, 3 y 10), a Aristóteles (Poética), a Longino (Sobre lo sublime), a San Agustín (Sobre la doctrina cristiana, libros 2 y 3), a Maimónides (Guía de los Perplejos), a Santo Tomás (Suma Teológica, cuestión 1, artículos 9 y 10), a Dante (El Convivio, libro 2, capítulo 2), a Boccaccio (Genealogía de los Dioses, libro 14, apartados V, VII y XII), etcétera.

El libro hoy comentado acaba de ser publicado por Editores Argentinos y presenta nueve capítulos con “reflexiones acerca de la cultura en Inglaterra durante los reinados de Isabel I y Jacobo I”. Antes de los nueve capítulos, el profesor Lucas Margarit -coordinador del tomo-, escribe una enjundiosa introducción que es un estudio ideal para adentrarse en la cultura y en el marchamo poético y poetológico de estas épocas esplendorosas, prestando especial atención a la influencia de las poéticas clásicas y del Renacimiento italiano, a la defensa de Sir Philip Sidney o al teatro isabelino.

vvaa poeticas del renacimiento 1

Primero, Cecilia Lasa presenta y traduce fragmentos de Thomas Lodge demostrando el campo intelectual del Renacimiento inglés, la revolución cultural y la sociedad cambiante que camina desde una economía feudal hacia el mercantilismo. En segundo lugar, Elina Montes aborda a Thomas Nashe desatacando aspectos sociológicos del momento, prestando atención a la traducción como vía de entrada de obras internacionales y a la conformación de una literatura nacional. En tercer lugar, María Inés Castagnino presenta la obra de George Puttenham señalando la definición de poetas, la proporción poética y la educación del carácter humanístico, entre otros aspectos. En cuarto lugar, Marcelo Lara introduce y traduce ejemplos de Sir John Harington, cortesano isabelino y modelo de hombre renacentista.

El capítulo quinto corresponde a Mariano Vilar y presenta una nota biográfica sobre el obispo Henry Peacham seguida de unos ricos extractos tomados de su obra titulada El jardín de la elocuencia que considera sobremanera la elocutio a través de un catálogo exhaustivo de figuras y tropos. La elaboración del capítulo sexto corresponde a Ezequiel Rivas rescatando a Thomas Watson: responsable de la introducción del madrigal y de la aclimatación del petrarquismo en Inglaterra, sin desdeñar sus trabajos de traducción. En séptimo lugar, Noelia Fernández desglosa a George Chapman y traduce el prefacio a La Ilíada para (de)mostrar las aportaciones del traductor y poeta.

shakespeare and his contemporaries 1

Los dos últimos capítulos están al cuidado del propio Lucas Margarit y profundizan en dos creadores del siglo XVII. Uno de estos creadores es Thomas Campion, cultivador de poesía amorosa, religiosa y moral, bien relacionado con la música, vinculando la experiencia auditiva y visual, defensor de la proporción y de la mesura (modum). El otro es Edmond Waller el cual transfiguró su credo político desde el republicanismo (de hecho, era primo de Cromwell) al monarquismo. Así que en su obra conviven panegíricos al republicano con poemas celebratorios de Carlos II aunque en este caso la obra incluida sea un arte poética (ars poetica), un bello metapoema sobre el verso.

Las investigaciones aquí presentadas tienen como hilo conductor tres constantes fundamentales que le dan cohesión interna al volumen: la relación entre la tradición y el clasicismo, el fundamental papel del lector y, lógicamente, las cuestiones ideológicas y políticas que se trenzan en los discursos literarios y críticos.

La reflexión sobre la literatura y la crítica literaria viene de antiguo y perdura a través de los siglos y llega hasta nuestros días. No hay más que leer a David Hume (Sobre la norma del gusto), Inmanuel Kant (Crítica del juicio), Friedrich Nietzsche (El nacimiento de la tragedia), Henry James (El arte de la ficción), T. S. Eliot (La tradición y el talento individual), Mikhail M. Bakhtin (Discurso en la novela), Roman Jakobson (Lingüística y poética), José Ortega y Gasset (La deshumanización del arte), Jorge Luis Borges (Pierre Menard, autor del Quijote), María Zambrano (Pensamiento y poesía), Virginia Woolf (Una habitación propia), Martin Heidegger (Lenguaje), Pierre Bourdieu (Las reglas del arte), Stephen Greenblatt (¿Qué es la historia de la literatura?). También Dámaso Alonso, Claudio Guillén, José Ángel Valente, Tomás Albaladejo, Antonio García Berrio, Juan Carlos Rodríguez, Umberto Eco, etcétera.