Manuel Gahete en Italia

153

Manuel Gahete y Marina Bianchi.

El interés por el autor nacido en Fuente Obejuna no es solo nacional, sino que ha traspasado fronteras. En 1992 su antología Carne y ceniza fue traducida al italiano (Carne e cenere), por Michele Coco. En 2012 Mitos urbanos, por Marina Bianchi y Mario Francisco Benevenuto. En francés también hay un libro (L’abîme de la lumière), traducido por Pierre Molla. Algunos de sus poemas están en árabe, inglés, sefardí, portugués, rumano y chino. 

Ahora, en diciembre de 2019, el poeta y su crítico de cabecera, Moreno Ayora, han sido invitados a la Universidad de Bérgamo para exponer obra, vida y crítica ante un selecto alumnado universitario que en la actualidad cursa estudios de Literatura Española. La profesora de literatura Marina Bianchi ha organizado un Seminario Internacional. El evento se ha celebrado durante los días 5 y de diciembre de 2019. Este acontecimiento académico brinda una invitación para adentrarse en la obra gahetiana. 

Manuel Gahete publicó su primer libro en 1986, Nacimiento de amor; desde entonces numerosos libros de poesía señalizan su camino literario. La primera compilación de su obra salió de las prensas en 1995 porticada con un prólogo de Juan Tena y Leopoldo de Luis. En 2011, El tiempo y la palabra, se publicó una amplia antología con un prólogo de Gabriele Morelli y con un estudio de Marina Bianchi. 

Ggahete también ha escrito ensayo. También se ha dedicado a rememorar y a estudiar a otros poetas como Dámaso Alonso. Fundamentalmente a Góngora. En Córdoba, y fuera de Córdoba, para hablar de Góngora hay que buscar a Gahete. Lo hace como poeta, desde el menester intrínseco del oficio. Además lo hace como filólogo, porque es Catedrático de Lengua y Literatura Castellanas, Licenciado en Filología Románica (por la Universidad de Granada) y Doctor en Filosofía y Letras (por la Universidad de Córdoba). Cuenta con reconocimientos como los premios Ricardo molina, Ángaro, Mariano Roldán, San Juan de la Cruz, Mario López, Fernando de Herrera…

Es de 1998 la primera reseña que Antonio Moreno Ayora escribe referida a Manuel Gahete, y desde entonces el ensayista no ha cesado de comentar al poeta cordobés, al que incluye en sus libros de 2001 Ritos de Babel. Textos críticos de literatura andaluza y de  2008 Historia literaria cordobesa. Lecturas y reseñas críticas 2000-2005. Mas los fundamentales son dos ensayos en que Gahete es objeto de un estudio extenso. El primero, una exposición completa de todo cuanto aquel había publicado y escrito hasta 2013, incidiendo en su vinculación con la literatura de altos valores estéticos y cuidado máximo el lenguaje, razón por la que lleva el título de Manuel Gahete. El esteticismo en la literatura española; y el siguiente, editado en 2016, El amor o la vida (La poesía última de Manuel Gahete), donde se comentan y analizan los cinco más recientes poemarios de tan singular autor, que cronológicamente serían El fuego en la ceniza (2013) y los de 2014 Motivos personales, Códice andalusí, La tierra prometida y Los reinos solares. 

Más críticos y estudiosos se han ocupado de la obra de Manuel Gahete. José María Molina y Antonio Gala editaron en 2005 El universo luminoso de Manuel Gahete, reuniendo entre las páginas del estudio a un centenar de escritores y artistas plásticos. Luego José Cenizo Jiménez editó Emoción y ritmo: la visión poética de Manuel Gahete, prologado por Russell P. Sebold. 

Antonio Moreno, en dicho encuentro italiano, definía a Manuel Gahete destacando su carácter de poeta total: “Es un poeta heterogéneo y un fructífero creador que poco a poco ha diversificado el proceso literario con que ha ido consolidando su escritura, por ello se le conceptúa, pues, como un escritor que experimenta el trasiego de lo lírico a lo narrativo reforzando la idea, tan defendida por Gahete, de que la separación de géneros es algo irreal y antiliterario”. 

Otra de las citas del estudioso sobre el poeta: “Manuel Gahete un poeta que reivindica la experiencia del amor, un escritor que desarrolla una sugerente simbología amorosa, un creador que de modo constante, y no solo en su poesía sino igualmente en otros de sus textos, acude a la defensa del amor y de sus efectos sobre el ser humano”. Su despensa temática contiene otras constantes como el sentimiento universal sobre la solidaridad. La poesía de Gahete hace caso a los temas de ultimidades como la trascendencia, Dios o la muerte. Aquí está su poema “CÓDEX”

Cuando me haya de morir

pon en mi cuerpo de tierra

un beso de cera gris

y préndelo con tu fuego

para que quede de mí

la ceniza de tu aliento

cuando me haya de morir.

Acciones como esta, celebrando, investigando y difundiendo la obra de un poeta cordobés, son necesarias y justas, deseables y loables. En este caso, la profesora Bianchi ha engendrado y posibilitado este simposio poético y crítico. Justo es estudiar a los escritores que configuran y modelan el panorama cultural cordobés, andaluz y español.

Permítase como apostilla. Ya se ha dicho. Que Córdoba es una ciudad prolífica en literatura y en poesía. Además de Luis de Góngora y Argote y además de Juan Valera Alcalá-Galiano, hay una buena pléyade de poetas dignos de reconocimiento, admiración y estudio. Una muestra es el Grupo Zubia, inicialmente compuesto por Carlos Rivera, Diego Peláez, Pepe Ramírez, Francisco Gálvez, Rafael Madueño, Román Jurado, José Luis Amaro y Pedro Luis Zorrilla. 

Otro ejemplo es el Grupo Cántico. También Manuel Álvarez Ortega. Sabiendo que siempre quedan nombres en el tintero, quien esto escribe no puede olvidarse de Eduardo García. Y tiene que citar el trabajo continuado y actual de Juana Castro, Carlos Clementson, Alejandro López Andrada, Fernando Sánchez Mayo, Francisco Gálvez, Balbina Prior, Matilde Cabello, José Luis Rey, Joaquín Pérez Azaústre, Francisco Onieva, Pablo García Casado o Elena Medel. Una nómina, varias nóminas, que hay que estudiar y rectamente valorar, poemas que hay que leer y literatura que hay que gozar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here