Shakespeare en España


Ángel-Luis Pujante ha publicado recientemente un estudio titulado Shakespeare llega a España sobre la presencia de Shakespeare en nuestro país desde el siglo XVIII hasta el Romanticismo. Antonio Machado Libros lo ha editado en un cuidado volumen de cerca de cuatrocientas páginas, con unos cuadernillos de elegante papel crema, cosidos con hilo vegetal y revestidos con una cubierta plastificada en mate con solapas.

Portada del libro “Shakespeare llega a España”.

En nuestro tiempo, Shakespeare es una de las cimas de la literatura universal (Harold Bloom lo pone en la cúspide de su canon occidental), pero al principio no solo no fue así, sino más bien todo lo contrario (a este respecto puede consultarse al jesuita Juan Andrés y luego a Moratín). Pues bien, como dice la contraportada del libro, Shakespeare llegó a España cuando regía el Neoclasicismo y no fue bienvenido. Hubo que esperar al periodo romántico para que su obra empezara a ser entendida, apreciada y admirada. Esta es la tesis central que desarrolla Ángel-Luis Pujante en su libro, para lo cual ha tenido que poner en cuestión a algunos críticos y escritores, tanto a los de aquellos años como a los que han escrito después sobre ellos y sobre Shakespeare.

Diecinueve capítulos jalonan el libro, que muestra los datos con el detallismo de un orfebre y la profundidad de un psicólogo, labrado con una reluciente claridad de fácil lectura. El estudio se adentra en la importante contribución de los andaluces a esa primera recepción de Shakespeare. Además de Cadalso en el siglo XVIII, los también gaditanos Mora y Alcalá Galiano, y los sevillanos Lista, Blanco White y García de Villalta en el XIX.

La obra también se detiene en la entrada del pensamiento romántico europeo en España, concretamente el de Schlegel (traductor de Calderón y de Shakespeare),traducido por Johann Nikolaus Böhl de Faber (el padre de Fernán Caballero) aplicando un gran nivel de manipulación al texto fuente. Ángel-Luis Pujante pone de manifiesto que Böhl quiso hacer mucho más por Calderón que por Shakespeare (por intereses ultraconservadores).

Este sendero llega a los expatriados liberales durante la época de Fernando VII hilando unas referencias al cordobés Ángel de Saavedra, el duque de Rivas y destacando la figura de Antonio Alcalá Galiano de quien subraya la comparación de Shakespeare con Cervantes a tenor de “los personajes verdaderos y realistas de ambos ingenios”. José María Blanco White merece capítulo aparte (el decimosexto) el cual muestra sus aportaciones y demuestra la comunión angloespañola del gaditano.

Bastante pionera resulta la cala realizada sobre Shakespeare en la prensa desde 1782 hasta 1797 puesto que ofrece un ángulo singular sobre la recepción y la aclimatación de esta literatura inglesa. El capítulo final realiza una prospección sobre “Shakespeare y el eclecticismo crítico” aludiendo al “primer trabajo de crítica shakesperiana presentado en una universidad española” (por parte de Juan Federico Muntadas quien comparó en 1849 en la Universidad de Madrid Otelo con El Tetrarca de Jesusalén) incorporando las aportaciones del hispalense Alberto Lista inter alia.

Este trabajo se suma a los frutos investigadores de Daniel López que estudió las primeras traducciones del poeta de Stratford-upon Avon hasta las representaciones de 1838, al monográfico de Eduardo Juliá (1918), al de Ricardo Ruppert o a los esfuerzos de Alfonso Par (1936, 1939). El reconocimiento de estas prospecciones es dicho por el propio Pujante en su “Nota preliminar” al tiempo que señala que su interés le ha “llevado a corregir errores y lagunas en estos estudios, reexaminar y ampliar la documentación pertinente y ofrecer nuevas percepciones”:

Ángel-Luis Pujante es catedrático emérito de la Universidad de Murcia. La trayectoria académica del Prof. Pujante es vocacional, entusiasta y comprometida, a tenor de sus publicaciones, conferencias y lecciones magistrales. Desde el año 2000 trabaja en el proyecto titulado “La presencia de Shakespeare en España en el marco de su recepción europea” del que fue investigador principal; actualmente es presidente honorario de la EuropeanShakespeare Research Association. Como muestra de sus coediciones, tres de las más recientes son: Hamlet en España: las cuatro versiones neoclásicas (2010), Shakespeare en España. Bibliografía anotada bilingüe (2014) y Romeo y Julieta en España: las versiones neoclásicas (2017).

Ángel-Luis Pujante, autor del libro Shakespeare llega a España

Además de la labor investigadora, de estudio y de crítica literaria, Ángel-Luis Pujante ha dedicado su quehacer a la loable tarea de la traducción, a acercar al público español e hispanohablante las obras del dramaturgo inglés. Digno menester ese de acercar lo extranjero e internacional, ese de hacer familiar lo foráneo, ese de trazar puentes y acometer trasvases culturales. Sus traducciones están publicadas en la colección Austral, Teatro Selecto y Teatro Completo en Espasa Clásicos. En cuanto a su forma de traducir, ha declarado lo siguiente: “intento que el español que uso suene lo más natural posible, y no a traducción”. Entre los premios y reconocimientos recibidos, destaca en 1998 el Premio Nacional a la Mejor Traducción por su versión de La Tempestad.

El lector que se adentre en este estudio apasionante y apasionado aprenderá sobre Shakespeare en España a través de la mano de uno de los mayores especialistas en la materia. Quien disfrute de este libro, de ágil lectura y prosa fluida, aprenderá con el luminoso magisterio de Ángel-Luis Pujante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here