Julio Romero al cine


Estas últimas semanas hemos podido asistir al rodaje, en Córdoba, de una película inspirada en la vida de Julio Romero de Torres y su amistad con Ramón María del Valle-Inclán, así como en otros lances y episodios de su juventud, como la realización de las pinturas de la bóveda y altares laterales de la iglesia de la Asunción de Porcuna, realizadas hacia 1905.

Momento de la grabación de la película sobre Julio Romero de Torres.

Se trata de un film sin ánimo de lucro, como todos los suyos, del director cordobés Miguel Ángel Entrenas, quien ya se había enfrentado a nuestro personaje en cintas anteriores como “La chiquita piconera” y “La niña de la Ribera”. Como en el primero de los títulos, el protagonista lo encarna el gran actor cordobés Ricardo Luna, que ya había dado voz, rostro y figura a otro egregio paisano nuestro, con consistente verismo, el Inca Garcilaso de la Vega.

“Inca Garcilaso, el mestizo” es un largometraje fuera de los circuitos comerciales, para su proyección en centros culturales, codirigido también por Fátima Entrenas tanto en escenarios del Perú como en Córdoba, y que se ha estrenado con éxito no sólo en Cuzco, Arequipa y Quito sino también en Estados Unidos y Canadá en medios universitarios y académicos, así como en Burdeos, Ciudad de Méjico y la Casa de América, en Madrid. Recientemente ha estado proyectándose, en programación continua durante más de un mes, en el Instituto Cervantes de Pekín, con subtítulos en mandarín, y gran aceptación por parte del público, con motivo de una gran exposición sobre el Inca Garcilaso organizada por el gobierno peruano.

Equipo de rodaje y actores durante la grabación.

Tras anteriores mediometrajes, no documentales, aunque todo ellos inspirados en figuras históricas de Córdoba, como Góngora, Averroes y Maimónides, el presente “Julio Romero, un pintor para una ciudad” nos presenta la figura del artista en dos estadios diferentes de su vida, su ajetreada juventud, apasionado por la mujer, el cante y el baile andaluces, y su exitosa madurez tras los triunfos conseguidos en los certámenes nacionales y su gran exposición en Buenos Aires.

Valle-Inclán, gran admirador de Romero de Torres, como plasmador en su pintura del espíritu del modernismo simbolista que el escritor llevó a su literatura, es convincentemente interpretado por el también actor cordobés Bartolomé García, que ya diera voz y figura a Quevedo en el film “Góngora, brillante oscuridad”, y Gonzalo Cortés lleva a la pantalla al apasionado y bohemio Julio Romero joven. Las bellas actrices Irene Caro y Carmen Fernández representan, con seductora eficacia y expresión, a dos famosas modelos del pintor; la primera, a “Carasucia” la turbadora modelo de “La musa gitana”, y la segunda a “La Cartulina”, a la que su novio, el actor Jesús Jaén en la cinta, da muerte, por celos, de un navajazo; historia real que tanto impresionó al maestro y que llevó dramáticamente a su gran cuadro “Cante hondo”.    

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here