Del 500 aniversario de la Custodia de Arfe y el síndrome de Stendhal


Corpus
Procesión del Corpus del Jueves 3 de junio de 1926. La Custodia cumplía 408 años. Se encuentra ante el altar del Ayuntamiento, donde aparecen las imágenes de la Purísima Concepción, San Rafael, San Acisclo y Santa Victoria.

A muchos amantes del arte les sonará el nombre de Graziella Magherini, psiquiatra italiana nacida en 1927 en Florencia y que en 1979 describió (oficialmente) el síndrome de Stendhal;  afección psicosomática que causa a quien lo padece aumento pulso, palpitaciones, mareos e incluso alucinaciones.

Este síndrome lo causa la exposición del individuo a obras de arte individuales especialmente bellas, o a la reunión de más de una en un mismo lugar. De ahí, tal vez, que fuera una psiquiatra nacida en Florencia quien lo describiera. Sin embargo fue en 1817 cuando el escritor francés Henri Beyle, bajo el pseudónimo Stendhal, quien tal vez lo describiera por primera vez, sin saberlo y tras visitar la basílica de la Santa Cruz de Florencia:

Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

Lo curioso (y aún estoy pensando si es bueno o malo) de este síndrome es que desaparece con el tiempo, al acostumbrarnos a ver esas piezas de arte que, la primera vez que nos “enfrentamos” a ellas, nos ganaron la batalla.

Como ejemplo podríamos pensar en la Custodia de la Catedral de Córdoba. Por cierto, ¿la llegarían a ver Stendhal o Graziella Magherini? ¿Podría el primero haber tolerado la emoción de ver tan magnífica (y vanguardista) obra de orfebrería, custodiada a su vez en el interior de uno de los edificios más singulares jamás construidos? ¿Qué pensarían de ella los viajeros románticos del siglo XIX? ¿Cómo se enfrentaría a ella el fotógrafo Jean Laurent Minier cuando la fotografió antes de su fallecimiento en 1886 (tal vez su primera fotografía)? ¿Y las tropas napoleónicas cuando entraron en Córdoba en junio de 1808? Pero sobre todo, ¿qué pensarían nuestros abuelos cuando la vieron procesionar por primera vez por las calles de Córdoba, aquel 3 de junio de 1518? ¿Seríamos capaces nosotros mismos de imaginar el impacto que supondría su contemplación bajo la capilla de Villaviciosa? ¿Sufriría alguno de ellos algún desmayo?

Tras toda una vida junto a ella, les puedo garantizar que no hubiera sido para menos.

Fotografía de la Custodia de Enrique de Arfe, realizada por Jean Laurent Minier. Tal vez la primera fotografía de la Custodia.

En tan sólo unos días la Custodia de Enrique de Arfe cumplirá 500 años. Y por esas cosas del destino, la próxima vez que procesione lo hará justo el día en el que cumplirá medio milenio desde su estreno1; a pesar incluso del cambio de día de la procesión, tras su traspaso desde del Jueves de Corpus al domingo posterior en 1996. Coincidencia que no tardará en repetirse, pues en tan sólo once años, en concreto en 2029, la procesión del Corpus Christi volverá a organizarse el 3 de junio; aunque el próximo Jueves de Corpus coincidente con el 3 de junio se vivirá en 2021.

La posibilidad de contemplar la Custodia en el momento en el que lo deseemos ha mermado nuestra probabilidad de sufrir el síndrome de Stendhal, como decía al inicio. Sin embargo no deberíamos desdeñar la suerte de poder acompañarla durante su procesión un 3 de junio. Tanto es así que en sus 500 años, tan sólo se ha producido en una docena de ocasiones; unas tres ocasiones cada siglo. En concreto esta coincidencia se ha vivido en las siguientes ocasiones2: 1627, 1638, 1649, 1706, 1779, 1790, 1847, 1858, 1915, 1920, 1926 y 2018 (este último año, por primera y única vez en domingo).

Siguiendo con las curiosidades, caemos en la cuenta de que si se hubiera mantenido la procesión el Jueves de Corpus, evidentemente no podríamos celebrar su aniversario en 2018, si bien lo hubiéramos hecho en 2010 y 1999; lo que por cierto hubiera convertido al siglo XX en el de más coincidencias, con hasta cuatro.

Si la salida de Jesús Sacramentado es siempre motivo de gozo para los creyentes, la de este año lo será un poquito más por estos detalles mundanos aunque divertidos. E intente, por todos los medios, que no le venza el síndrome de Stendhal, pues de perderse esta efeméride tan sólo podrá vivirla durante el presente siglo XXI en el ya mencionado 2029 y el Domingo de Corpus de 2040.

1http://costaleroscalvariocordoba.blogspot.com.es/2015/06/por-aquellas-cosas-del-destino.html#.WwLAFzSFMdU

2 Calculado para el periodo 1583-2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here