Curiosidades de la Custodia de Enrique de Arfe de la Catedral de Córdoba


Curiosidades de la vida. La Custodia de Enrique de Arfe se estrenó el 3 de junio de 1518, Jueves de Corpus Christi, generando su “extraordinaria belleza un gran impacto entre los cordobeses”; tal y como lo describió en su artículo del 26 de junio de 2011, “Enrique de Arfe y el Corpus Christi”, el historiador y actual Subdelegado del Gobierno en Córdoba Juan José Primo Jurado.

Fecha realmente curiosa si tenemos en cuenta que en tan sólo un año cumplirá 500, tras haber sobrevivido a ocupaciones francesas, guerras civiles y otros tantos despropósitos. Medio milenio que en Córdoba coincidirá, por aquellas cosas del destino (o la Divina Providencia), con el día en el que se celebrará su festividad, pues si bien el Jueves de Corpus de 2018 será el 31 de mayo, en Córdoba la procesión se traspasará, como es habitual, al siguiente domingo que, curiosamente, coincidirá con un 3 de junio. ¿Casualidad?

Durante estos casi 500 años, las anécdotas vividas alrededor de este ostensorio son innumerables, atreviéndome a recordar hoy varias de ellas.

La primera nos la recuerda esta preciosa fotografía, presumiblemente de los años 50 del pasado siglo, donde podemos ver a la Custodia sobre el paso de Nuestra Señora de los Dolores. Por el tímido reflejo de luz sobre las columnas y la pequeña rampa que se aprecia en la parte derecha de la fotografía, podríamos asegurar que el paso se encontraba en la nave principal de la primitiva mezquita de Abderramán I, cerca de la actual Capilla Mayor y Crucero y con la puerta de las Palmas abierta; lo que justifica el reflejo sobre las columnas.

Custodia
Custodia sobre el paso de Nuestra Señora de los Dolores./Foto: Archivo de David Pinto Sáez

Igualmente se comprueba cómo la imagen de El Salvador que remata la Custodia mira hacia la cámara (brazo derecho elevado) lo que indicaría que el paso está mirando hacia el interior del templo. El viril se encuentra vacío, lo que me hace pensar que tal vez esta fotografía se tomara finalizada la procesión y antes de desmontar el paso; de haber sido tomada anteriormente a la procesión, la posición “natural” hubiera sido con el paso mirando hacia el exterior. En cualquier caso llama altamente la atención el hecho de encontrarse el paso “vacío” y sin fieles alrededor. ¿Pudiera tratarse de una fotografía tomada con posterioridad al día del Corpus, y antes de ser desmontada la Custodia de su paso? Al estar sobre el paso de Nuestra Señora de los Dolores, y por tanto debiendo ser devuelto éste a la hermandad, podemos suponer que debería coincidir con la festividad del Corpus Christi, pero ¿podría tratarse de una sesión fotográfica preparada ex profeso? A este respecto podemos recordar las fotografías que de la Custodia hicieron fotógrafos como Jean Laurent, y que requerían de una preparación previa.

Sin embargo existe una fotografía aún más curiosa y que sigue sin desvelarnos todos sus secretos. El 13 de mayo de 1916 La Hormiga de Oro publicaba un precioso artículo titulado “Orfebrería Religiosa. Las Custodias”, deteniéndose someramente en las Custodias de las catedrales de Gerona, Barcelona y Córdoba.

Fotografía publicada en 1916 en La Hormiga de Oro./Foto: Archivo de David Pinto Sáez

La fotografía nos muestra una imagen completa de la Custodia, ligeramente girada, pero en la que no se aprecia la imagen de El Salvador que la remata. Se identifica el último templete en forma de corona con campanillas que sirve de base a la peana que soporta la imagen de El Salvador, así como la propia peana, si bien no parece haber rastro de la mencionada imagen. En su lugar se puede ver un círculo que pudiera ser tan sólo un defecto durante el revelado o de la propia impresión en papel, ya que no responde a ningún elemento conocido, quedando la Custodia, de ser así, huérfana de la imagen que la remata. ¿Coincidiría el momento de la fotografía con un periodo de restauración o limpieza de la obra de arte?

Custodia fotografiada por Jean Laurent./Foto: Archivo de David Pinto Sáez

Todas estas preguntas que nos podemos hacer no sólo explicarían la historia de tan imponente obra de arte, sino también la de las personas que durante casi 500 años la han cuidado y mimado pues la historia de nuestra Custodia no deja de ser parte de la historia de Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here