Empadróname, morena


Sospecho que Macarena, que ha tenido la movilidad geográfica propia de su condición letrada y funcionarial, sabe lo que se hace

Macarena Olona.
Macarena Olona.

En las municipales de 2015 el candidato a la Alcaldía de Córdoba, José Luis Vilches, militante de Ciudadanos y liberal, no pudo votarse así mismo porque no llegó a tiempo para empadronarse en el periodo preceptivo que establece el censo electoral, y lo más curioso es que tampoco pudo hacerlo en Marbella- donde estaba alistado portuariamente- , porque allí no había representación del partido naranja. José Luis Vilches quedó en un limbo electoral. De la Marbella primera residencia a la Córdoba del objetivo político Vilches se paró a medio camino de la urna.  Me ha venido esta anécdota a la cabeza preferial cuando todo el mundo habla de Olona, incluso el Canal Sur. Macarena Olona ha sido víctima del celo administrativo. Los garantes de la democracia pata negra llevan meses tratando de buscarle a Macarena algún olonismo con el que dejarla fuera de la carrera a San Telmo.

JOSE LUIS VILCHES 300x202
José Luis Vilches, en una imagen de archivo / Foto: LVC

Olona ha pecado quizá de ligera pero nunca de mujer objeto. Ha sido ella la que ha usado a un hombre-objeto para empadronarse. Un expresidente de VOX, parece ser. Ya no ejerce de presidente local de VOX pero se le ve al hombre acogedor y a ella emponderada y hasta ayer empadronada. Si Macarena quiere un padrón, lo consigue. Mientras las feministas moñas lloran por la menstruación como niñatas ,Macarena les da una lección de mujerío, de feminismo práctico, de poder real que es el poder que siempre han tenido y tendrán las mujeres. Lo demás son constructos y subvenciones. Cátedras pseudointelectuales e institutos andaluces de la mujer, para colocar a catedráticos de goma o a dinamizadoras culturales.

Juan espadas en Priego
Juan espadas en Priego

Sospecho que Macarena, que ha tenido la movilidad geográfica propia de su condición letrada y funcionarial, sabe lo que se hace. Lo que no acierto a adivinar es lo que piensan los estrategas de los otros partidos. Si en el PSOE comenzaron este lunes, en Priego, sacando el comodín de Bárcenas, han acabado regalándole votos a VOX gracias a su alcaldesa salobreñera. Porque huelen tan mal las grabaciones de El País -diario deontológico según de la mañana- como el acoto no vale del padrón granadino. Quiero decir que tan sucio es tirar de Villarejo y la libretita de Bárcenas como de una alcaldesa de la Costa Tropical para negarle el padrón y la sal a la rival política que, como nos aseguraron la pasada semana algunos exvotantes socialistas,  puede morderle la oreja donde más duele a Juan Espadas, o sea, en el lobulillo y los escaños.

A todos los efectos, tanto las cintas de Villarejo como el padrón de Olona, suponen una torpeza infinita que muestran miedo y debilidad, y el votante indeciso huele el miedo como el lobo hambriento y se pregunta que por qué será, que en Andalucía es una pregunta retórica tras el esquilme, el robo del dinero de los parados, las lumis y la farlopa.

Además , de las cintas de Villarejo lo único que quedó contrastado es que Malaska es ‘maricón’ y del salobreñazo lo que resulta evidente es que hay hombres que son capaces de empadronar a Macarena. Por fidelidad o por españolidad. 

Yo mismo me dejaría empadronar por ella. Varias veces, incluso. Hay candidatas que bien valen un censo. Lo único que no le permitiría es el caballo, porque pone el piso perdido.