Diario de una prórroga: “A lo que hemos llegado”.

375

Protesta en el Vial Norte. /Foto: JC

A mí me apareció por whasapp la convocatoria de la marcha del pasado domingo en el Vial. Solo se exigía que mantuviera la distancia de seguridad y portara mascarilla. Si tenía una bandera española, pues mejor. Tengo mascarillas FFP2, que en Madrid según nos dicen en la Secta, son una ful; suelo mantener la distancia de seguridad desde antes del coronavirus, porque me la han clavado por la espalda en repetidas ocasiones y ya no me acerco a ningún ser humano que mida más de 5 centímetros, y bandera de España poseo una que casualmente me regaló mi señora madre la pasada semana. Tenía todo lo que un tipo libre en un país libre puede tener para hacer una marcha pacífica y profiláctica. Pero no acudí. No me encontraba con cuerpo. Unas décimas de fiebre, un dolor de cabeza, un malestar propio de la primavera y el entretiempo con sus bruscos cambios de temperatura ya te hacen ser cuidadoso e hipocondríaco. Tampoco tenía ánimo para funerales. Me he acostumbrado a confinarme y salgo poco.

No fue así para más de 2000 cordobeses que sí acudieron a la marcha en el Vial. Gente libre. Independiente. Madura. Contribuyente. Lo que viene siendo costumbre desde 1977 aproximadamente. Y saltaron las alarmas de los guardianes del estado de alarma.

Los de Podemos. Los de la gente. Andan pidiéndoles explicaciones alcalde de por qué. Cómo se puede consentir que esa gente, que no son su gente, hagan como la gente libre y se vayan al Vial ¡con banderas de España, por Hugo Chávez redivivo! Sobre la peña concentrada ante el féretro del exalcalde no se han pronunciado. Los virus según y depende. De hecho, como ya nos dijeron , el machismo mata más que el coronavirus.

También los diputados socialistas Rafi Crespín y Antonio Hurtado, vigilantes en Cortes, han señalado al señor Lorite, diputado del PP, que caminaba con guayabera y enmascarado en tal espontánea afrenta nacional. Debe ser que el señor Lorite, en su tiempo libre, no puede acudir a dónde le salga de sus andreses. A ver si se va a creer que este es un país libre, coño.

El señor Hurtado, ha manifestado al respecto que es ‘intolerable’, lo cual viene a decirnos que al igual que sus compañeros socialistas él nos dice lo que se debe tolerar y lo que no. También lo ha calificado de ‘lamentable’, adjetivo que quizá rehúse si le hablas del 8M. Y ha añadido más: “ Al nivel que hemos llegado”.

En efecto, querido Antonio, ese el nivel: acusar a los ciudadanos libres de que se manifiesten en libertad y con responsabilidad y porque les sale de su alma. Qué se habrán creído los españoles que es esto de la democracia, cipote.

Que nos lo explique de nuevo tu líder en la próxima prórroga a golpe de real decreto, querido.

Y sí, he utilizado dos tacos o palabras malsonantes. Mandadme a los de Newtral, que aquí los espero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here