Diario de un confinamiento: Día 30. Mi Gobierno.


Hoy me ha llegado un audio por Whatsapp, en diferentes formatos ornamentales y de distintos emisarios, que me anunciaba que el exministro socialista Corcuera se había ambientado y soltado la lengua con contundencia. Corcuera no es hombre que despierte simpatías entre los suyos ni en los ajenos, por su pasada trayectoria e hitos. A mí no me cae ni bien ni mal sino todo lo contrario. He tratado de hacer ‘checking’ al audio para comprobar que,en efecto, es el anterior ministro de Interior. No lo he conseguido,  y cuando escribo esto ni tan siquiera la policía deontológica de Newtral se ha manifestado al respecto. El señor que habla, presunto Corcuera, parece un poco afectado por cierta graduación etílica, pero no seré yo el que diga que sólo los niños y los borrachos son los que dicen la verdad porque eso, como refrán está bien, pero no es cierto. El caso es que el audio no tiene desperdicio y me he permitido el transcribirlo por si no lo tienen. Y porque su lectura aporta otra dimensión distinta a la escucha apresurada. El supuesto Corcuera se despacha tal que así con un tono muy ofuscado:

No tienen vergüenza, no tienen pudor, no tienen decencia, no tienen dignidad. Toda esta tropa, que lleva años haciendo política a cuenta de la dignidad de sus abuelos en la Guerra Civil, que no están teniendo  ya no solo dignidad: no han tenido ni la más mínima humanidad con sus padres (no ya con sus abuelos), ¡sus padres, que son los que se están muriendo en este país! Tropa de miserables, absolutos miserables.

Este es legítima y legalmente mi gobierno, lo sé, pero, pero no me siento en ningún caso representado por esta tropa de miserables. Mi Gobierno ya hace semanas que no es esto. Mi Gobierno es el que me ha ayudado ante esta pandemia mundial. Mi Gobierno es el que se ha movilizado desde el primer minuto. Mi Gobierno es el que ha protegido a mis sanitarios. Mi Gobierno es el que ha protegido a la Fuerzas de Seguridad del Estado. Mi Gobierno es el que ha protegido a cajeras y empleados de los supermercados. Mi Gobierno es el que ha protegido a los transportistas de este país, no éstos. Los que ha hecho algo por nosotros, esos son mi Gobierno. Mi Gobierno es Amancio Ortega, que ha traído ya, a día de hoy, 63 millones de euros en material sanitario con una rapidez impactante. Mi Gobierno es Ana Botín, que donó millones de euros a la Comunidad de Madrid para poner en marcha el hospital de campaña de IFEMA con camas, respiradores y mascarillas. Mi Gobierno es la SEAT, que ha puesto su factoría de Martorell a fabricar cientos de respiradores al día. Mi Gobierno es el BBVA, que ha comprado más de 3 millones de euros en el primer minuto de material sanitario en China. Mi Gobierno es Mercadona y Juan Roig, que en el primer minuto comunicó que iba a pagar un 20% más de sueldo a sus trabajadores, como prima de reconocimiento. Y que además es incalculable la cifra de miles y miles de kilos de alimentos que están haciendo llegar a diferentes entidades para los más necesitados. Mi Gobierno son las destilerías que se han puesto a hacer alcohol para proteger a la gente que no tenía ni siquiera geles para limpiarse. Mi Gobierno son las monjitas y las mujeres y hombres que se pusieron en su casa desde  el primer día a hacer mascarillas. Mi Gobierno son esa gente que ha estado haciendo mascarillas de plástico, que parecía de soldadores, para proteger a los sanitarios que no tenían para ponerse en la cara ni una triste mascarilla ni unas gafas. Mi Gobierno es esa sociedad que aguanta estoicamente confinada en casa a pesar de que todos, y cada día, uno de los días saldría al balcón con la olla a presión a pegarle con una maza como si se tratase de la cabeza de Marlaska, pero no lo hace, porque quiere mantener la familia, los vecinos y el país unidos. No como estos miserables comunistas, que a las 48 horas de empezar el confinamiento, ya querían dividir a la población convocando una cacerolada contra el Rey. Mi Gobierno es toda la gente que ha actuado y ha trabajado por ayudar a los demás. No esta puta bazofia que no ha hecho absolutamente nada más allá de entorpecer, y que tiene las santas pelotas todavía de presumir de su gestión, de señalar la del ébola,  y de sacar pecho chulescamente a aquél que se le ocurre preguntarle por qué tenemos casi el 20% de los muertos del planeta.

Este no es mi Gobierno. No lo siento como tal. Porque no puedo sentir en el momento más difícil de mi vida y de los que me rodean, de mis amigos, de mis familiares, de mis vecinos… no puedo mentirme lo más mínimo acerca de una tropa de mentirosos, de ineptos, de irresponsables y de miserables indigentes morales. Es lo que ha demostrado esta chusma que tenemos tristemente a día de hoy al frente del país”.

Insisto: no sé si es Corcuera o no. Pero sí estoy seguro de que mi Gobierno se identifica en un 99% a lo que la voz me dice por el mensaje. En ambos casos o líneas narrativas. Y si no es Corcuera, yo mismo le pongo la firma. Ustedes pueden hacerlo también antes de que nos monitoree el espía vicepresidente Iglesias y nos envíe un troyano transversal e igualitario.

Dejen su firma en ‘comentarios’, si les apetece.

1 Comentario

  1. Que bien, ya tenemos nuevos ministros:

    MINISTERIO DE AHORRO
    El BBVA suprimirá 160 oficinas y 600 empleos este año

    MINISTERIO DE TRABAJO
    Roig: “si estás en paro es porque quieres”

    MINISTERIO DE HACIENDA
    Amancio: el año pasado ingresó más de 1.600 millones de euros en dividendos y pagó solo un 5 %, unos 80 millones de euros. Si hubiera pagado lo que usted y yo pagamos por unas simples rentas del capital, debería haber pagado unos 320 millones.

    Sigue tu, campeón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here