Diario de un confinamiento: Día 5, creo. Lo que haga falta.

123

Pedro Sánchez Moncloa Gobierno
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez./Foto: Pool Moncloa

 

He perdido demasiado pronto el número de días que llevo en el piso, pero supongo que se debe al exceso de información. Digamos que es el quinto día y así no nos perdemos como los españoles ante una rueda de prensa de Sánchez. Porque me he tirado todo la mañana esperando las famosas medidas económicas del Gobierno de Progreso y Manifestaciones Suicidas, y en vista de que se iba retrasando – qué novedad- me he abierto una lata de berberechos. Y cuidado, porque me ha entrado una paranoia pensando que los berberechos estén malos y encima consuma todo el papel del pecho en los primeros días, amén de que  se me pongan los labios como a Carmen de Mairena y encima tenga que acabar en el hospital. Y no está los hospitales como para intoxicaciones alimentarias  en estos días. Los berberechos no son un alimento de primera necesidad, de acuerdo, pero tampoco se trata de vivir solo de comparecencias de Sánchez y vídeos de gente haciendo cosas raras desde sus pisos.

La rueda de prensa apareció justo al poco de empezar Juan y Medio y eso siempre es una buena noticia, aunque sea para ver a nuestro Churchill Cum Fraude. A Juan y Medio le dio tiempo solo a saludar y enseguida conectaron con el salvador de la clase trabajadora. Cienes y cienes de miles de millones de euros pone a nuestra disposición el Gobierno de España para toda esta movida. Básicamente, como a los autónomos nos mantienen la cuota, además de darle a la máquina de hacer dinero, nos toca apechugar con el mismo lema de esta crisis: “Lo que haga falta y cuando haga falta”. Vale, Pedro. Eres nuestro ídolo.

El presidente de ATA, que es cordobés, salió al poco, con las manos limpias e higienizadas y nos dijo: “Nos han dejado tirados”. Los autónomos somos novios abandonados en una esquina a los que la churri les ha dado plantón por un monitor de senderismo del gimnasio.

Le preguntaron telemáticamente al presidente que hasta cuando las arcas del Estado pueden soportar tal dispendio y ese hombre, maquillado para la ocasión, contestó : “Lo que haga falta y cuanto haga falta. Pero hay que lavarse las manos para parar este virus”. Los periodistas holográficos insistieron con cuestiones como si ha vuelto a haber un centrifugado en este acuerdo de medidas con los socios separatistas y los podemonguers a lo que Pedro respondió con un contundente “hay que lavarse las manos cuando haga falta y lo que haga falta”. Todo nos quedaba más o menos claro: hay que rezar mucho.

Como lo que hacen falta son mascarillas entre otras cosas, el Gobierno, por la tarde decidió incautar un camión de Jaén que traía unas miles para Andalucía . Cuando hay estado de alarma , el Ejecutivo te incauta las mascarillas y cuando no lo hay, 537 millones de IVA. Andalucía, la que divierte, lleva siglos de resignación, zapatos nuevos y olivo en flor.

A las 8 la gente aplaudió desde sus balcones. Cada vez lo hacen menos. O por lo menos hoy, los vecinos pequeños empresarios y autónomos no tenían ganas de aplaudir, solo de abrirse una lata de berberechos del Simago a ver, si  por lo menos, le abonan la baja laboral. “Ponga otra de calamares en salsa americana y lo que haga falta, que lo pago yo” les dijo el presidente.

No es solo la pandemia lo que nos tiene confinados, claro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here