Solidaridad a bordo de un Panda


El día ocho de marzo viene marcado en el calendario por la lucha para evitar la discriminación femenina, una jornada en la que se celebra el Día Internacional de la mujer y en las que el protagonismo se centrará en las movilizaciones convocadas por determinados sectores. Pero la vida continúa en nuestro país en todos los sentidos y, para un grupo numeroso de personas arriesgadas entre los que se encuentran hombres y mujeres, este mismo día Marruecos, el desierto del Sahara en concreto, estará más cerca que nunca para abordar una aventura solidaria.

El circuito del Jarama será el primero en dar la bienvenida a los participantes y a partir de ahí emprenderán un largo recorrido que los trasladará primero hasta Motril y más tarde a Nador. Si usted viaja por carretera hoy, puede encontrar multitud de vehículos “Panda” durante la jornada. Van a formar parte del “Panda-Raid”, un rally que discurre a bordo del tipo de vehículo que le da nombre.

Con el dorsal 371 participan Isa y Javi, dos hermanos asturianos que por quinto año consecutivo van a recorrer España para alcanzar el punto de partida: un primer tramo hasta Madrid de aproximadamente quinientos kilómetros y otro más hasta Motril que cuenta con algunos kilómetros más. Al equipo que forman lo llamaron “PandAstur” en honor a la tierra que los vio nacer y crecer. La odisea que ya ha dado comienzo se prolongará hasta el día dieciséis de marzo en que se espera que hayan alcanzado la meta tras siete días que los llevarán hasta Marrakech después de haber recorrido el desierto. Una semana de aventuras en la que ante las dificultades de ir rodando por la arena del desierto, prevalecerá la alegría y la cara de felicidad de los niños que vayan encontrando en el camino y a los que dejarán algún detalle en forma de juguete o material escolar.

La peripecia de Isa y Javi comenzó cuando un día él vino a Córdoba para comprar un vehículo Panda. En ese momento llamó a su hermana y le dijo: – Isa, ¡nos vamos al Panda raid! La novedad del primer año se está convirtiendo en costumbre. La experiencia les hace ser más conscientes de todos los escollos que deben ir salvando, alejados de la tecnología, solamente guiados por una brújula y el “roadbook” en el que aparecen los itinerarios a seguir. Sin embargo, prevalece en ellos la seguridad de contribuir con su esfuerzo al logro de mejoras en la sociedad marroquí. A ello dedica la organización una buena parte de la alta inscripción que deben pagar los equipos.
Isa y Javi, me uno al apoyo que recibís y os deseo el mayor de los éxitos en este esfuerzo que habéis comenzado a realizar un año más. Seguro que a la vuelta no os detenéis y ese gran corazón que ocupa vuestro pecho os vuelve a decir que hay que prepararse para la próxima edición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here