La luz que nos guía


¿Hay algún lugar en el que cualquier sensación de soledad quede disipada al instante? ¿Nos podemos sentir llenos ante un aparente vacío? En el silencio, ante el sagrario, es posible tener la experiencia de encontrar un oasis en el desierto de nuestra ajetreada vida, de que se desvanezcan nuestros desasosiegos y florezca la esperanza en nuestro más íntimo ser. Se nos da la oportunidad de meditar y saber que nunca estamos solos a pesar de las vicisitudes que nos presenta el día a día. Ponernos delante del Señor y abandonarnos en Él.
Son muchas las hermandades que llevan el título de “Sacramental”, ostentando el gran honor de organizar, celebrar y vivir un culto especial, el gran honor de rendir culto a Jesucristo Sacramentado. Este carácter sacramental se hace visible en la preparación de los monumentos cada Jueves Santo o en la organización de triduos en la festividad del Corpus Christi. En este sentido, encontramos el ejemplo de una Hermandad Sacramental, la de la Sagrada Cena, que representa en su misterio el momento de la institución de la eucaristía, de la nueva alianza sellada por Cristo, que fundada por miembros de la Adoración Nocturna, mantienen la tradición de las antiguas vigilias y muestran un modo de adoración a la Eucaristía reservada: (Por aquellos días, Jesús se fue a un cerro a orar, y pasó toda la noche orando a Dios, Lc 6, 12). Los “Jueves Eucarísticos” de la Merced son una muestra más de ese encuentro personal.
Viene bien recordar que los cofrades veneramos a nuestros titulares, no los adoramos; así dice la letra de la canción, “no adoréis a nadie más que a Él, porque solo Él os puede sostener”. Las imágenes sagradas a las que rendimos culto no son sino el medio para llegar al Dios Trinidad.
Sepamos aprovechar tantas oportunidades de gracia que se nos ofrecen en cada jornada, acojámosla y hagamos que sea eficaz. Sintamos que hemos sido tocados por el Señor y lograremos obtener la gracia de la conversión. La compañía del Señor es la luz que nos guía, siempre será el faro que ilumine la oscuridad de nuestra alma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here