Caridad Vs Solidaridad


Hubo una época en la que el ejercicio de la caridad era la práctica más común en el seno de los colectivos cofrades. Era la virtud principal que caracterizaba a organizaciones de esta índole y, como dónde hubo fuego, quedaron rescoldos, nadie negará la gran labor social que, en este sentido, se sigue desarrollando a lo largo de todo el año. Un buen número de hermanos cofrades trabajan en sus respectivas cáritas parroquiales, dedicando su tiempo a ayudar a los que menos tienen, procurando alimento o vestido a personas desfavorecidas e ideando la forma de conseguir los medios para satisfacer las necesidades de estas personas.
Quizás, algunos de los significados que, entre otras acepciones, da la Real Academia Española de esta palabra, guarden relación con lo citado anteriormente: “refresco de vino, pan y queso u otro refrigerio, que en algunos lugares dan las cofradías a quienes asisten a la fiesta del santo que se celebra” o “limosna que se da o auxilio que se presta a los necesitados”. Pero la primera acepción es la que relaciona esta virtud teologal con el objeto de comparación que aparece en el título “actitud solidaria con el sufrimiento ajeno”.
Convendría que reflexionáramos en este sentido, ya que se ha ido eliminando cualquier resquicio de catolicidad de esta palabra (caridad), dando paso al término solidaridad. Tengamos en cuenta que en este caso, el diccionario nos recuerda que es la “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros”.
De cualquier modo, no es la pretensión establecer un debate sobre el término más adecuado a utilizar, pues solamente me estaría limitando a la forma y no al fondo de la cuestión.
La realidad es que somos un colectivo que practica esta virtud y que no siempre está valorado. Los próximos días 25 y 26 de noviembre, el Banco de Alimentos realizará la “Gran recogida”, una actividad para la que van a necesitar a dos mil voluntarios. Ya han llegado muestras de adhesión, como es el caso de la Hermandad del Amor que ha confirmado su colaboración. A buen seguro se irán uniendo más nombres en los próximos días porque así lo han hecho en anteriores campañas. Una muestra más la tenemos en el IV Ensayo solidario de costaleros organizado por la Hermandad del Buen Suceso también para el día 26 y en el que pretenden superar la tonelada en alimentación.
Los cofrades no llevarán la cara cubierta, dejarán el capirote en casa para dar la cara por los que menos tienen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here