El Popular: Guindo no lo vio y Ron se lo comió


El pasado miércoles 7 de junio, ocho minutos después de las ocho cuando escuchaba a Carlos Herrera en el coche desplazándome al trabajo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores anunciaba la compra del Banco Popular por el Banco Santander al precio de un euro (la paga de mi hija). Rápidamente y al parecer nada sorprendido nuestro Ministro de Economía, Industria y Competitividad (un poco más y no me cabe en el artículo tanto título), Luis de Guindos apuntó “es una buena salida para la entidad”, y además previendo la pregunta añadió;“la operación se lleva a cabo sin la utilización de recursos públicos”.

Pues Sr. de Guindos, NO estoy de acuerdo, será una buena salida para usted (porque no es accionista ni trabajador del Banco Popular) y al menos, de forma indirecta esto tiene un coste para los españoles. Permítame que le dé una serie de información (fundamentada en datos como siempre) y que aunque a usted prefiera mirar para otro lado y no le importe mucho por lo que parece, hay muchos españoles que si le importa, en primer lugar le indicaré tres tipos de damnificados en esta “buena salida sin coste”:
• Hay más de 300.000 españoles que se han visto perjudicados directamente al perder su dinero (las inversiones en instrumentos de capital se consideran activos líquidos equivalentes al efectivo por si alguien no lo sabe, quiere decir esto que es como dinero en el banco). El Capital Social era 2.098 millones de euros
• 12.000 trabajadores, que además de peligrar su puesto de trabajo por solapamiento de funciones/sucursales, han perdido importe superior a 80 millones de euros (el 75% de los empleados eran accionista, y no le quepa duda que de forma voluntaria no era, mejor que ellos no sabía nadie cual era la situación, y si compraron acciones fue por “otro motivo distinto” al de buscar la rentabilidad de su dinero.) que habían comprado en las ampliaciones de 2012 y 2016 de forma “voluntaria”.
• Los Fondos de inversión que apostaron por Banco Popular en su cartera y los tenedores de Bonos Convertibles Contingentes (un tipo de deuda que se convierte en títulos si es necesario como sucedió el miércoles 8), emitidos en 2013 y 2015 por un valor total de 1.250 millones de euros, de dichos fondos hay algún que otro español que es participe para su información.

Pero aún le diría algo más porque veo que tiene mala memoria, en abril de este año, hace tan solo dos meses dijo públicamente “El Banco Popular es un banco solvente que ha de tomar decisiones importantes en los próximos meses” joder (y perdón por la expresión) ¡y tan importantes!. Por si además de pensar que esto es una buena salida sin coste, cae en la tentación de insinuar que pensemos que la institución que gestiona no tiene responsabilidad le recuerdo también que Banco Popular pasó los últimos ‘stress test’ del pasado mes de julio realizados por la Autoridad Bancaria Europea con la peor nota entre los bancos españoles examinados, ¿No piensa que al último de la clase hay que hacerle un especial seguimiento y corregirlo cuando se desvía del camino?¿Por qué se rescatan otras entidades (algunas en varias ocasiones) y se deja morir al Popular? ¿Qué manipulaciones se han hecho para que la valoración del Popular fuera de 1.300 millones (días antes de la intervención) y el Santander haya solo desembolsado un euro?

Pero aunque el Sr Guindo miré hacia otro lado (pensandoque los españoles nos hemos caído de su apellido) y quiera eludir su responsabilidad reguladora, es evidente que el culpable del hundimiento no ha sido él. El banco más rentable del mundo durante cinco años (1988-1993) bajo la dirección de los hermanos Valls Taberner, se ha hundido por la llegada tarde y mal al mundo del ladrillo. No podemos culpar al último gestor, Saracho llegó en febrero y se comió el marrón del Sr Ron (perdón por el pareado). Aún recuerdo cuando D. Angel Ron nos dijo en una reunión en Sevilla (en aquél entonces un servidor, trabajaba en el Banco de Andalucía), ante las solicitudes continua por parte de los comerciales del banco de financiar promociones inmobiliarias: “Sois Gilipollas (y perdón de nuevo por la expresión) si pensáis que el Popular entrará en financiar promociones inmobiliarias”, pues si señor Ron, no sólo las financió y se tragó sus palabras, sino que lo hizo tarde y mal, las que ya no quería nadie y usted se las comió. No es otra la causa de la desaparición del banco de las pymes, la mala gestión de D. Angel Ron, el cual, como todos los malos gestores cobrará una pensión simbólica de 24 millones de euros por haber conseguido que durante su mandato el valor de la acción del banco pierda un 92%.

Son muchas las plataformas que se están montando para los damnificados por este hecho, es comprensible, pero yo le aconsejaría que no se dieran topetazos contra el Santander, Botín y sus aliados (son varios) han hecho su negocio, y es perder tiempo y dinero ir contra la entidad, mi consejo es ir contra los gestores y responsable de forma particular, no es fácil pero mucho más tangible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here