Esa España en mayúsculas


Se acercan fechas muy significativas para todos, aunque de forma diferente. Para algunos, son significativas porque tenemos niños en casa y estamos deseando verlos disfrutar o porque vuelven a casa familiares que salieron de nuestra tierra. Desde un enfoque no tan positivo, para otros lo son  porque  desgraciadamente faltan algunos miembros de la familia, y los anhelamos mas que nunca. Aunque sobre todo, y por supuesto, son fechas importantes porque juntos celebramos uno de los momentos mas bonitos que nuestra religión cristiana nos permite.

Recordando a todas esas personas que vuelven a sus hogares, desde destinos de todo el mundo,  siento como se añora el olor de nuestra ciudad, el calor de nuestra gente, nuestras buenas costumbres gastronómicas y como no,  disfrutar de nuestra autenticidad.

Entiendo que somos una nación donde disfrutamos de lo nuestro, sabemos el pulmón que representamos ante Europa y nuestra importancia estratégica en el continente.

Y no puedo olvidar, como cordobesa,  como la confluencia de las culturas romanas, árabes y cristiana han enriquecido todo lo que esta ciudad muestra y percibimos con todos nuestros sentidos. Y, como no,  anhelamos en la distancia.

Pero ¿qué opinan nuestros vecinos? ¿No produce cierta curiosidad saberlo?

Según el último barómetro, que realiza el Real Instituto Elcano,  España ha mejorado su calificación. Obtenemos un notable entre los países encuestados. Enhorabuena. La mejor valoración la recibimos de China, la peor, curiosamente, la de Marruecos.

Se ve curioso como la crisis ya no se asocia con España y la corrupción, tan importante para nosotros, tiene una influencia mínima en el exterior, realmente, al contrario, ha aumentado nuestra imagen de honestidad. Curioso ¿verdad?.

Es cierto que,  a nivel económico,  las valoraciones no son nada positivas, ocupamos una posición muy muy mejorable, pero trabajemos por lo nuestro, ofrezcámoslo, unámonos para venderlo dentro y fuera, para enriquecer a nuestra gente y crear un futuro sólido. Aunque a nivel económico aún es demostrable nuestro potencial.

Por ejemplo,  el mercado japonés, entre otros,  aunque consume productos españoles no los identifica como tales, llevándose la palma en promoción de sus productos, una vez mas, nuestros vecinos italianos. Y, de igual forma, aun siendo España el país con mayor tasa de patentes registradas, consideran que es muy difícil que consigamos la introducción de nuestros productos científicos y tecnológicos.

Y, sí, señores, es cierto, España es uno de los países que, en el ranking de patentes registradas,  ocupa una excelente posición,  pero deberíamos dar a conocer más nuestro trabajo en el campo de innovación.

Analizada la realidad ¿sabían que somos líderes en Europa como generadores de energía eólica, así como primeros en Europa y entre los 5 primeros, a nivel mundial, en agrobiotecnología?.

Da alegría ver que somos de los primeros en el ranking de países mas seguros del mundo. Donde las inversión es atractiva para terceros países, situados entre los primeros puestos como exportadores mundiales de productos audiovisuales y con una exportación de productos y servicios EXCELENTE.

La mayoría de indicadores consultados reflejan que nuestro país es mejor a como nos ven fuera pero aun así “los extranjeros” nos ven mejor a como nos vemos nosotros. Vaya paradoja, cruel pero feroz realidad.

Y me pregunto, ¿nos parece importante esta percepción? ¿en realidad nos importa y afecta?. Es un tópico preguntarnos como nos ven pero no puedo negar que me he divertido mucho pensando en este artículo, la excusa perfecta para mostrar la realidad en esta época del año.

Somos españolas, andaluzas, y, como no, del Córdoba C.F,  se nos pone la carne de gallina oyendo nuestros himnos y digan los indicadores lo que digan el mejor sitio donde vivir, es España y como un buen amigo dice, y olé.