Educación innovadora en excelencia para el despegue de nuestra economía


A mediados de mes disfruté y compartí vivencias empresariales con un grupo de chicos recién licenciados,  querían que les mostrara esa realidad empresarial actual.

Sin robarles sus sueños lo primero que quise, al preparar la ponencia, fue saber qué opinan otros directivos de ellos ante un mercado laboral nada halagüeño. Curiosamente me sorprendió descubrir que la mayoría de nosotros, empresarios y directivos, opinábamos lo mismo.

En un porcentaje muy elevado,  los alumnos universitarios no están preparados ni en informática ni en idiomas pero, lo que mas me hizo reflexionar fue el descubrir que consideramos que no dominan la gestión del estrés ni tienen habilidades para hablar en público.

En las empresas seguimos admitiendo a alumnos recién titulados pero esa frontera de metros y metros de altitud que nos separa, hace que el alumnado llegue a su misión “planeta empresa” sin la ropa necesaria ni instrumental para investigarla.

Aquello que debe tener toda mochila profesional: estrategia, planificación, avanzar pasito a paso, no detenerse nunca, se pierde en una vorágine diaria de : este informe tiene que estar ya; quién atendió esta llamada; cuando se presentó a la administración este escrito; preparadas las alegaciones y leídas sentencias o ese informe médico, el ambicioso proyecto arquitectónico, preparada la logística… proyectos y tareas que nos desbordan diariamente.

¿Dónde aprenden los universitarios nuestras necesidades?, ¿cuándo ejercitan las habilidades que necesitan los negocios, las empresas?

¿Por qué nos cuesta tanto acercarnos a la Universidad y, por qué la universidad no trabaja más con profesionales en activo?

Universidad y Empresa no pueden ni deben ser espacios de diferente dimensión, no se puede viajar entre diferentes realidades porque son la misma. El conseguir que más alumnos hagan prácticas en empresas no es la solución, ni el objetivo a marcarse. Ni teorías que han nacido sobre la necesidad de que el alumno defina como desarrollar su aprendizaje.

En el Campus Universitario de Rabanales tuvo lugar el  miércoles 28, el solemne acto de apertura del curso académico 2016-17 de la Universidad de Córdoba. Lógicamente se habló de la memoria del curso terminado, se nombraron 48 nuevos doctores y como no puede ser de otra forma, hubo una lección inaugural, intervino la administración y, para finalizar, la clausura del acto a cargo del excelentísimo señor Rector.

El día que en actos tan importantes como éste, los empresarios tengamos cabida y podamos hablar de la necesidad de la inteligencia emocional, practiquemos aquellas habilidades innatas a mejorar a la hora de liderar y esa creatividad que la empresa nos exige continuamente, entonces, señores, si estaremos trabajando todos por una EDUCACIÓN INNOVANDO HACIA LA EXCELENCIA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here