Estos son los poderes. Sin límites para soñar.


La temporada balonmanista ha comenzado. Curiosamente han sido las máximas categorías nacionales, Asobal y División de Honor Plata -ambas masculinas- y División de Honor femenina las que abrieron el fuego. Y como resulta que en nuestra capital y provincia podemos sentirnos orgullosos de contar con cuatro equipos en esas dos categorías superiores, pues ya tenemos a una gran parte del balonmano cordobés pateándose los terrenos de juego de los pabellones de España, por no decir las autovías y carreteras del territorio patrio. Pero esto es un lujo que hoy día está reservado para muy pocas provincias españolas.

Muchas ilusiones están en juego por conseguir diversos objetivos. Sabemos que en el deporte a nadie le gusta comenzar una temporada pregonando cuál es ese objetivo a conseguir, pero evidentemente cada cual tiene sus sueños e ilusiones. Así, por ejemplo, creo que no estaría muy alejado de la idea de los aficionados de Puente Genil que sueñan con ver a su Ángel Ximénez consolidado entre la nobleza del Balonmano nacional, en la realeza por ahora solo está instalado un FC.Barcelona que, salvo descalabro terrorífico, volverá a arrasar en una Liga a la que la crisis es a la que más duramente ha maltratado de todos los deportes sin ninguna duda. Puente Genil ha echado el resto esta vez, los dirigentes y la afición no quieren volver a pasar los apurillos de temporadas precedentes y para eso han configurado un equipo que puede y debe dar suficientes alegrías e intentar aspirar a cotas mayores, unas cotas que ahora pasarían por conseguir plaza para Europa, lo que marcaría un nuevo hito en el deporte cordobés. Los comienzos han sido importantes con triunfo en el Huerta del Rey ante el Valladolid, en casa arrollando a Cangas, lo que disparó las ilusiones y la euforia, aunque bueno será mantener siempre los pies en la tierra porque la primera derrota llegó en la visita a Aranda de Duero donde perdieron por la mínima, aunque también por la mínima se consiguió una nueva victoria en casa ante los Cántabros del GoFit Sinfín en esta última jornada liguera. La humildad junto a los entrenos, no lo olvidemos, son las mejores armas de un equipo.

En División de Honor Plata contamos esta temporada con dos equipos, cada uno con objetivos diferentes. El Zumosol ARS de Palma del Río mantiene casi al completo su estupendo bloque de la temporada anterior y se erige en un firme candidato al ascenso a Asobal. La regularidad de este equipo y seguir contando con el apoyo de su fiel afición será determinante para ello. Por lo pronto un comienzo espectacular venciendo con claridad a Carabanchel, arrollando en el Pandero al Tolosa y ganando -aunque por la mínima- en Torrelavega. De otro lado, Cajasur Córdoba de Balonmano, un recién ascendido gracias a su tercer puesto final en el Campeonato de Liga de 1ª División la pasada temporada que le permitió ocupar la plaza que dejó el Balonmano Antequera por problemas económicos. Los cordobeses encaran una competición con el único y casi obsesivo objetivo de lograr la permanencia y consolidarse en una categoría que solo está a un paso de la máxima. El comienzo ha sido esperanzador con una derrota digna en Zarauz, un triunfo a la heróica y por la mínima en Vista Alegre ante los gallegos del Cisne -uno de los de su Liga- y otra derrota fuera, ante Gijón Jovellanos, sólo por tres goles. No ha sido mal inicio, aunque todo apunta a que será una temporada de mucho sufrimiento para los del “Orgullo Granate”. En su fuero interno, siguen abrigando la esperanza de que alguien dé un paso al frente y apoye económicamente ese trabajo de club y cantera que ha llevado al Córdoba de Balonmano a ser considerado uno de los mejores clubes españoles. Por ahora es la única vía válida para que la ciudad disfrute algún día de la máxima categoría del Balonmano español como ya lo han hecho en Puente Genil, Palma del Río y Pozoblanco.

Recién comenzada también la Liga de División de Honor femenina donde nuestro Adesal tiene mucho que decir. La primera jornada en tierras malagueñas no fue bien para nuestras representantes pero en la segunda jornada la magia de la Fuensanta permitió la llegada de la primera victoria ante Lanzarote por un contundente 24-12. Con toda seguridad el grupo irá a más, luchará por estar arriba y conseguir clasificarse para la Fase de Ascenso. Una vez allí todo es posible para un equipo que volverá a ser dirigido por Paco Bustos quien ya la temporada pasada realizó un magnífico trabajo en Adesal.

Y para terminar, este pasado fin de semana, se inició la Liga en 1ª División nacional, una tercera categoría donde tendremos la suerte de contar con otros dos equipos, Agrifluide La Salle Córdoba y Balonmano Aguilar Aceitunas Torrent. Ambos estarán arriba, salvo sorpresa, o eso esperamos. Los de Aguilar están casi obligados a ello porque gracias al apoyo de la empresa cordobesa han formado un auténtico equipazo que peleará por el ascenso. El primer triunfo ya ha llegado, también por la mínima, ante un peligroso Maristas de Málaga. La Salle tampoco debe renunciar a nada porque el bloque sigue siendo de garantías, aunque el debut en tierras canarias ante el Ingenio acabó con derrota y con un marcador de locura, 35-30, pero el equipo irá mejorando con toda seguridad. Esta Primera División tiene muy buena pinta para nuestro Balonmano con dos equipos que serán auténticos cocos para todos los demás.

Señores, siéntanse orgullosos de este deporte que tanta gloria está consiguiendo para nuestra provincia. Pero arrópenlo, por favor. Con su apoyo aún podremos estar más orgullosos de lo que nuestros equipos consigan. No lo olviden, el caviar del Balonmano español se degusta en tierras cordobesas. Pasen, vean…y quédense porque seguro que van a disfrutar con este deporte maravilloso.