De pelotas va el juego


Hace unos días me abrieron la puerta de la casa de unos amigos, una casa digital en la que van a vivir y convivir muchas cosas, muchas personas, noticias, opiniones y vivencias, recuerdos de otras épocas e ilusiones de un futuro que “ya mismo está aquí”. Y entré como Perico por su casa, sin saludar a nadie, sin explicar por qué estoy dentro y por qué voy a expresar lo que sé, lo que he vivido y lo que voy a saber y contar de aquí en adelante.

Mucha gente me conoce por mi pasión por el deporte en general y por el Balonmano y el Fútbol en particular. Lo mejor de mi vida, junto al hecho de haber podido formar una familia con mis familiares -que uno solo no la forma si está solo- ha sido vivir por y para el deporte, una afición y una dedicación que me ha permitido contar con muchos amigos y también con algún que otro enemigo, que normalmente yo no lo he generado, palabrita de honor. Así soy Fali para unos -mis compañeros de Colegio y mis amigos de siempre, de antes y de ahora-, Rafa para los más íntimos y para mi mujer -que nunca quiso confianzas-, Rafael para aquellos con los que conviví profesionalmente y “Presi” para los que tuve el honor de coordinar en los años de presidente de la Federación Cordobesa de Balonmano, luego en la Andaluza y por último en la Española -aunque ahí poco presidente fui, sólo un simple vocal del Colegio nacional de Árbitros-. También fui don Rafael para mis alumnos, que se me olvidaba, eso de Rafa no iba conmigo, aunque nunca tuve que exigir el “don”.

Pero me desvío de lo que quería decir desde el principio de este “juntaletras” que me he puesto a fabricar en la mañana de hoy. La cabeza algo más despejada a esta hora porque la tranquilidad de septiembre en un pueblo costero como Torre del Mar da para mucho de sí. Y lo que quería decir es que he entrado en esta casa con la idea de escribir sobre muchas cosas del deporte, o sea, que nadie piense que el título de este blog -“Balonmanía”-, por simple paronomasia, hace referencia exclusivamente al Balonmano, lo que sería un error, sobre todo pensando que si este deporte me ha dado muchas cosas en la vida, también he recibido muchas alegrías -además de tristezas y fuertes preocupaciones- de otras especialidades deportivas que han formado parte de mi ocio, digo bien, ocio, porque desde el año 1967 que comencé a dedicar mi tiempo libre a la Natación cordobesa con aquel hombre irrepetible que fue Manolo Ortiz Cantos, nunca, jamás he cobrado una peseta, y menos un euro, de mi actividad deportiva.

Dicho lo anterior, prometo firmemente que mi blog en esta casa en la que me dejan entrar cuando quiera y como quiera y que se llama “La Voz de Córdoba”, no sólo contará cosas de Balonmano, el deporte de mi vida, sino que ese nombre de Balonmanía va a abarcar otros deportes en los que el “Balón” sea protagonista principal, o sea, Baloncesto, Voley… No, no, no voy a darles la tabarra mucho, solo de vez en cuando. Ah! Y se me olvidaba, FÚTBOL, porque soy un maníaco de todo lo que se juega con balón redondo. No se me olvidaba sino que lo he querido dejar para el final a ver si ustedes se mosqueaban por no nombrar al deporte que dicen “Rey”y con el que muchos me relacionan, aunque más que otra cosa por su proximidad en el tiempo de dedicación.

Les aseguro que seré honesto, con ustedes y con el medio que no me paga. Así que estaré emborronando el portátil con mis cosas hasta que ustedes no me lean o mis jefes me cierren la puerta de esta casa -que quiere ser de todos los cordobeses- y que es La Voz de Córdoba, su voz y la nuestra. Y por supuesto de Balonmanía, La Voz del loco maníaco por el balón.

2 Comentarios

  1. Felicidades a la voz de Cordoba. Buen fichaje!!! Estamos deseando de leer a los cuatro Fali, Rafa, Rafael y a D. Rafael por supuesto. Tiene muchas cosas que decir y es un magnifico comentarista. Le animo desde aqui a expresar sus opiniones sin recortar!! Animo Rafa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here