Viernes 20 de marzo (6º día de retiro)…. y yo me quedo en casa

133

Ocho de la mañana… ya llevo dos horas en el candelero… esto del trabajo en casa supongo que debe tener un fin, espero que pronto.

No hay palomas en la plaza, interesadas… no hay bodas, no hay arroz… interesados bichos. Mi vecina se los está ganando… el pan sirve como gancho, no tengo nada que hacer.

Voy a contar las motos que hay aparcadas junto a la iglesia, falta una… una azul que estaba ayer.

Esto no va bien… si hubiera nieve…me veo como Jack Torrence, Nicholson, buscando en un hogar que lo aprisiona… el resplandor… espero que sólo entre por la ventana… susto, susto. Menos mal que en el pasillo sólo tengo un cactus y no un agreste laberinto. Y aún no está nevando.

Hoy entra la primavera y se nota por el olor del azahar, no por el bullicio… estoy preparando los altavoces para primavera… este silencio es atronador. Sigo sin comer caracoles.

Una de la tarde… sin salir…he arreglado el roomba… lo he mimado como si fuera una operación fina de quirófano… creo que me va a quitar muchos ratos de escoba y de rincón. Hay que mimarlo.

Otra vez hago la comida, estoy convirtiéndome en un chef de ocasión, o de oca y tiro porque te toca.. últimamente me toca siempre… podían ser los cupones…

No hay siesta… bueno, el trabajo local así lo requiere… mañana será otro día.

Siete de la tarde… me entero de que el Vaticano plantea que las procesiones se celebren en septiembre… complicado, a mi parecer complicado. Septiembre es mes de Fuensanta, caimán y campanitas, mes de Merced y Consuelo.

No me veo con capirote sin azahar, sin pasión y sin gloria… ¿una magna? No sé… pero me preocupa que se pierda el sentido de lo que nos engancha a esta bendita locura. Sacarán pasos… pero no será Semana Santa, será una procesión… tradición popular. No sé.

Son las ocho de la tarde, aplausos en los balcones, y un poco de alegría… suena en la calle el “soy cordobés”…  una pasada, y a continuación el “resistiré”… Creo que hace falta más música en la calle, me he venido arriba y estoy preparando la megafonía para mañana poner a el Fary.

Otro día más, otro día menos…

Y yo me quedo en casa.

Artículo anteriorLa copa del viernes
Artículo siguienteDiario de un confinamiento: Día 8. La compra.
Licenciado en filología hispánica. Cofrade, hermano Hermano de la Santa Faz de la Trinidad y de la Hermandad de Pasión de San Basilio. Perteneciente también a la Fraternidad del Santísimo Cristo de la Providencia. Presidente de un club rugby de veteranos. Apasionado por los medios de comunicación y las redes sociales. Cordobés por la gracia de Dios y cordobesista por parte de padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here